Viernes, 10 de Julio de 2020

Otras localidades

Vega Sicilia: "Se puede y se debe superar la excelencia"

Pablo Álvarez, Consejero Delegado de TEMPOS Vega Sicilia, repasa el pasado, presente y futuro de uno de los iconos vitivinícolas de la Ribera del Duero y del mundo

Pablo Álvarez, Consejero Delegado de TEMPUS Vega Sicilia

Pablo Álvarez, Consejero Delegado de TEMPUS Vega Sicilia / Pablo Monge (Cinco Días - El País)

No es habitual poder escuchar a una voz autorizada de TEMPOS Vega Sicilia. Es lo que mitifica -aún más- a una bodega con más de 150 años de historia; de las más laureadas de la D.O. Ribera del Duero y del mundo, con la que este jueves la Cadena SER ha iniciado una bonita iniciativa junto al Consejo Regulador de la Denominación de Origen. ‘Un balcón a la Ribera’ en el que conoceremos historias personales y profesionales alrededor del mundo del vino, tan especiales como es el caso de Vega Sicilia, adquirida por la familia Álvarez en 1982 al propietario venezolano Hans Neuman. 

Con la magnífica compañía de su Consejero Delegado, Pablo Álvarez, hemos repasado el pasado, presente y futuro de una bodega puntera en el mercado que se encuentra “donde siempre quisimos estar, siendo la bodega más admirada y respetada”, tal y como reconoce el mandatario bilbaíno.

La personalidad y calidad de un Vega Sicilia es sobradamente conocida. Sus botellas se han convertido en iconos que presiden restaurantes y bares, en lo alto de sus estantes, reinando y demostrando su categoría. Álvarez incide en que sus vinos “siempre han sido diferentes, no digo mejor ni peor, pero sí únicos”. “Han sabido mantenerse, y al final su personalidad está en las viñas que tenemos; el resultado es el conjunto de muchos pequeños pasos que cuanto más se cuiden más lo mejoran”, añade.

Instalaciones de Vega Sicilia / tempusvegasicilia.com

Vega Sicilia es excelencia, es un mito… ¿Pero de dónde surge? “Hay años que hacemos 100.000 botellas, otras 40.000 y otras que no hacemos porque entendemos que la uva no tiene calidad suficiente, puede que de ahí haya salido ese mito”, reconoce Álvarez, que se sincera destacando que Vega Sicilia “tiene algo más, no sabes qué es pero pasa, y hace a sus vinos diferentes”. “Es una satisfacción ver que somos una bodega respetada por muchísimos productores de vino de todo el mundo, creo que tuve la suerte de enamorarme de este mundo y poder seguir aplicando esos principios que nos mueven. Yo recuerdo un periodista japonés que me decía que nuestros vinos tienen alma, y es que más que una técnica, Vega tiene algo más, y eso es verdad”, cuenta.

“Nos tenemos que diferenciar por la calidad”

Respecto al futuro, el Consejero Delegado de este icono vitivinícola tiene claro cuál es la fórmula de triunfo. “Hacerlo bien. No hay otra fórmula. Hoy en día se hacen muy buenos vinos en todo el mundo y nos tenemos que diferenciar, y tiene que ser por la calidad, por hacerlo mejor cada año, a mi entender es el único camino para que la Ribera sea y siga siendo una referencia a nivel mundial”, asegura.

Sin embargo, para Álvarez el éxito de la victoria futura depende del trabajo de puertas hacia fuera que haga cada bodega. “No nos movemos lo suficiente, el año pasado viajé 135 días fuera de España y no te encuentras tantos españoles, y si a ti no te conocen, nadie va a conocer tu vino”, apostilla, remarcando que “se puede y se debe superar la excelencia, quien está arriba es porque lo sigue haciendo”.

Una botella insignia de Vega Sicilia / tempusvegasicilia.com

Un precio que no es casual

La excelencia tiene un precio. Y no es bajo, pero bien vale lo que cuesta. El mito de Vega Sicilia tiene mucho que ver también con su precio en el mercado. “El precio alimenta la leyenda , en el mundo del vino hay diferentes mundos del vino, el 95% tiene que ver con el precio, y nosotros nos movemos en ese 5% de vinos diferentes y precios diferentes, y es tan honesto un muy buen vino por 5 euros como un gran vino por 250, lo importante es saber lo que puedes hacer donde estás y hacerlo. En las subastas vemos que Vega Sicilia va cobrando más precio, y eso es también un punto importante que da una idea de lo que cada vez se aprecia nuestra bodega. Yo personalmente lo máximo que pagué son 5.500 euros por una botella, pero los magnum se cotizan mucho más y en alguna nos pedían 20.000 euros, pero el precio medio puede estar entre 1.000 y 3.000”, sentencia.

De una bodega excelente, nace un vino excelente. Un mito que perdura en el tiempo. Que no entiende de fronteras, ni de precios. Porque vale lo que vale. Porque es un Vega Sicilia. Un brindis especial. Un brindis en la élite. Una calidad insuperable. Un vino diferente.

Entrevista con Pablo Álvarez

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?