Miércoles, 23 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Vino Jerez

"He venenciado por el mundo entero sin saber ni una palabra de inglés"

Paco Gandón se jubila después de 35 años de oficio que seguirá manteniendo como afición "porque temo que se pierda"

Paco Gandón, en los estudios de Radio Jerez

Paco Gandón, en los estudios de Radio Jerez / Radio Jerez Cadena SER

Paco Gandón se ha recorrido millones de kilómetros con su bota y su venencia regando de vino de Jerez el mundo entero. Bueno, en realidad le han faltado Oceanía y los países de África y Asia en los que está prohibido el consumo de alcohol. Lo más increíble es que ha ido sumando números al cuentakilómetros sin saber ni una palabra de inglés, lo que le concede más mérito.

En total 35 años, aunque antes estuvo siete años más como eventual en los que compatibilizaba el fútbol (era un fornido defensa central) con tareas como lavar tapones, vendimiar, en el Economato, el embotellado o como arrumbador. Ya en bodega, siempre en González Byass, le llamaba la atención el trabajo de la decena de venenciadores con que contaba la empresa entonces. Estaban contínuamente viajando y a Paco se le ocurrió empezar a aprender el oficio de forma autodidacta. Eso le llevó cuatro o cinco meses. Y le llegó la oportunidad cuando surgió un evento en Barcelona y los diez venenciadores estaban repartidos por todo el mundo. Sabedora de la afición del joven Paco, le encomendaron la tarea y ya no paró hasta su jubilación.

Paco Gandón, venenciando años atrás / Tío Pepe

Tres décadas y media en las que sólo se quedó tirado una vez. Fue en el aeropuerto de Dusseldorf, donde la mujer que tuvo que recogerle para llevarle a la entrega de un premio al entonces presidente Felipe González, no apareció y tuvo que pasar la noche en un banco del aeródromo.

Luego estuvo sirviendo Tío Pepe a la Realeza que acudió invitada a la boda de la Infanta Elena, y hasta el entonces Rey don Juan Carlos bromeó con él. Presidentes de diferentes países, monarcas, actores y actrices, cantantes. Las personas a las que ha venenciado se cuentan por cientos de miles o incluso millones.

Ahora, con la llegada de la jubilación, "ya me ha contratado mi hija con chófer de mis nietos", pero no quiere perder el contacto con las venencias, que descansan por ahora en un armario en su domicilio. "Seguiré venenciando, porque temo que se pierda el oficio".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?