Fútbol

El Athletic sufre para atar una victoria ante el Girona (3-2) que le acerca a la zona Champions: "No son tres puntos, son tres puntazos"

Tras un doblete de Berenguer y otro gol de Iñaki Williams, Vivian salva en el tiempo añadido el empate del Girona

El delantero del Athletic Club Iñaki Williams celebra su gol ante el Girona durante el encuentro correspondiente a la jornada 25 de LaLiga EA Sports disputado entre Athletic Club y Girona FC en San Mamés / Luis Tejido (EFE)

El Athletic ha conseguido este lunes un triunfo más que sufrido ante el Girona, que se presentaba en San Mamés como el segundo mejor visitante de la Liga. Solo había perdido un partido en lo que iba de temporada lejos de Montilivi, y había sido hace una semana en el Bernabéu. Ante semejante estadística es, por tanto, aún más valiosa la victoria por 3-2 de los rojiblancos. Un triunfo que permite a los de Valverde dormir a tan solo dos puntos del Atlético de Madrid, equipo que ahora mismo ocupa el cuarto puesto en la clasificación.

El sufrimiento llegaría en el tramo final, pero el partido empezó de manera opuesta. El Athletic lograba adelantarse en el marcador en el segundo minuto de juego. Berenguer, que una noche más demostró estar cumpliendo con creces en el puesto de Nico Williams, aprovechó un error grosero de Aleix Garcia para abrir el marcador. En los siguientes minutos tuvieron ocasión los rojiblancos de ampliar su renta, pero Iñaki Williams comenzó la noche con la pólvora mojada. Dispuso de cuatro ocasiones claras y ninguna terminó en gol.

La mala noticia de la primera parte fue la lesión de Iñigo Lekue, que se tiró al césped a la media hora de juego reclamando el cambio. De Marcos ocupó el lugar del de Deusto en el verde ante una molestia muscular sin demasiada gravedad, tal y como confirmó después del partido el entrenador. Tras el paso por vestuarios, el Girona consiguió igualar la contienda. Fue en una segunda jugada, tras detener Simón el disparo de Sávio, cuando Tsygankov encontró el premio del empate a uno.

Tres goles a vuelta de vestuarios

Pero entonces apareció el Athletic de las grandes noches de esta temporada en San Mamés. Se repuso del mazazo con dos goles en apenas cinco minutos. Primero Berenguer, para marcharse a casa con su segundo doblete del curso, y después Iñaki Williams, para volver a encontrarse tras sus fallos anteriores, cambiaron el empate por un 3-1. Aun así, el equipo de Michel todavía pelearía por el partido. A falta de un cuarto de hora para el 90, y con el suspense de la revisión del VAR, Eric Garcia culminó una jugada a balón parado para meter el miedo en el cuerpo a San Mamés.

Con el 3-2, el Athletic sí acusó el golpe. Sufrió para mantener la victoria en un extenso tiempo de añadido -el juego estuvo parado durante cinco minutos por una asistencia médica en la grada- en el que la jugada más destacada fue un cabezazo de Dani Vivian en el área pequeña para evitar el empate de los catalanes.

Intensidad y desgaste

Estuvo de acuerdo Valverde en que "ha sido un partido muy intenso, como el de la ida, porque ellos son un gran equipo". Valoró el técnico que el Girona "nos obligaba, si no queríamos hundirnos mucho, a mantener la presión alta y muy agresiva, con el riesgo que eso nos suponía". "No son tres puntos, son tres puntazos para nosotros", afirmó el técnico tras la victoria que aúpa a los suyos a la pelea por el cuarto puesto en la tabla.

En la misma línea, y ante las cámaras de Gol Play, Iñaki Williams aseguró que "no hay tiempo para pararse. Aquí sufrimos todos. El equipo ha hecho un partidazo ante el Girona, al que es difícil ganar. Vienen haciendo las cosas muy bien. Es para estar orgullosos".

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00