Hoy por HoyLa firma de Àngels Barceló
Opinión

Paz Esteban, la sacrificada para cortocircuitar el malestar de los independentistas

El Gobierno no ha respondido todavía a muchas preguntas, las explicaciones son insuficientes y nunca ha aclarado el origen del espionaje, aunque las pistas cada vez son más evidentes

Paz Esteban, la sacrificada para cortocircuitar el malestar de los independentistas | La firma de Àngels Barceló

El guion estaba escrito desde ya hace tiempo y la rúbrica fue la declaración de la hasta ayer directora del CNI, Paz Esteban, ante la comisión de secretos oficiales, donde reconoció que el centro de inteligencia había espiado a Pere Aragonès. Y ese guion contaba que Paz Esteban era la pieza que el Gobierno iba a sacrificar para intentar cortocircuitar el malestar de los independentistas, pero que también era la pieza que había que sacrificar ante el espionaje del que habían sido víctimas el presidente del Gobierno, la ministra de Defensa, el de Interior, y ayer supimos también que hubo intento al de Agricultura.

Paz Esteban, la pieza sacrificada

02:17

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1652248842600/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

El reconocimiento por parte del Gobierno de un caso tan grave, de una demostración tan evidente de la vulnerabilidad de nuestra seguridad, no podía quedar sin consecuencias. Pero, otra vez ayer, las explicaciones fueron insuficientes. El Gobierno no ha respondido todavía a las muchas preguntas que surgieron tras aquella rueda de prensa por sorpresa del ministro de la Presidencia, entre otras cosas, nunca ha aclarado el origen del espionaje, aunque las pistas cada vez son más evidentes, la inclusión del ministro Planas, responsable de Agricultura, en la lista, ex embajador en Marruecos y gran conocedor de los asuntos del país vecino, apunta en la dirección que imaginamos.

Más información

Pero, tampoco esto se explicó ayer, ni se explicó el motivo del cese de Paz Esteban, otra vez se dejó a la libre interpretación de cada uno de nosotros. El momento cumbre fue escuchar a la ministra de Defensa hablar de sustitución y en ningún caso ni de cese ni de dimisión, sustitución fue la palabra, acompañada de una férrea defensa de la persona sustituida, quedaba claro que a Margarita Robles no le había hecho ninguna gracia tener que ceder esa pieza para intentar liquidar toda la polémica sobre el espionaje.

El Gobierno quiere pasar página, recuperar cierta estabilidad para lo que queda de legislatura. Para ello falta ver también el grado de sobreactuación de los independentistas, y que hablemos ya de otra cosa, que, además, la cumbre de la OTAN en Madrid está a la vuelta de la esquina y sería feo llegar a ella con los ecos todavía del espionaje al anfitrión. Pero este será un cierre en falso y no solo por la falta de explicaciones, sino porque, precisamente, de esta ausencia se desprende que nadie puede asegurar que episodios como estos no se vuelvan a repetir.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad