Cine y TV

Insólito en 'First Dates': la madre de una comensal acaba arruinando la cita de su hija sin tan siquiera saberlo

"Tengo que tener un respeto a mi madre"

Madrid

Ya han pasado algo más de seis años desde que Cuatro estrenara First Dates. En todo este tiempo hemos visto prácticamente de todo. Desde parejas que se han jurado amor eterno en su primera cita, llegando incluso a pasar por la vicaría y formar una familia, hasta otras que han ido horrorosamente mal. Y es que, tal y como ha demostrado el programa dirigido por Carlos Sobera en más de una ocasión, no todo está escrito en el capítulo del amor. A esta lista de citas anómalas que se han producido en todo este tiempo tenemos que añadirle un nuevo capítulo.

Más información

Hace apenas unos días, Clara llegaba al famoso restaurante dirigido por Carlos Sobera con la intención de encontrar un hombre cariñoso que tuviera las ideas claras. Algo que le gustaría a su madre, quien ha estado muy presente a lo largo de la cita. A pesar de que el programa le emparejaba a Ruslán, un joven de origen ucraniano que cumplía los requisitos de Clara, la joven no dejó de pensar en toda la cita acerca de lo que podría pensar su madre si le viera en la televisión. Y es que, tal y como explicaba en declaraciones al programa de Mediaset, no le contó que iba a asistir al famoso programa de citas.

Clara no deja de nombrar a su madre a lo largo de la cita

Con su madre todo el rato en la mente, Clara comenzaba a conocer a Ruslán para descubrir si podría ser el hombre que le pidiera matrimonio frente al castillo de Disneyland. A pesar de que buscaba a alguien un poco más alto y moreno, el joven de origen ucraniano le llamaba la atención. Mientras tanto, el estudiante de ADE de 23 años afincado en Marbella aseguraba que a pesar de que le gustaban más las rubias, Clara le parecía guapa. A medida que avanzaba la cita, Clara sacó a la palestra a su madre en varias ocasiones: "Es un poquillo exigente, pero creo que un chico así, que está acabando la carrera y tiene planes de vida le gustaría".

Intentando desviar la conversación por otros terrenos, Ruslán le preguntó a su cita acerca de su vida amorosa. Mientras que Carla le confesaba que nunca había tenido una relación sería, el joven de origen ucraniano le confesaba que había tenido de todo, aunque en esta etapa de su vida buscaba exclusividad. A pesar de que la cita parecía fluir bastante bien, todo se cortó en el momento en el que Ruslán le sacó el tema del sexo. Una vez más, Clara se acordó de lo que pensaría su madre si viera la cita y, por consiguiente, rehusó contestar: "Yo eso no lo respondo por respeto a mi madre".

"Yo no acepto cobras, lo siento"

Cuando parecía que ya se había olvidado de su madre, la organización del programa invitó a la pareja al reservado para que se conocieran mejor. Una vez allí, Ruslán intentaba besar a su pareja y Clara se apartaba marcándose una auténtica 'cobra'. Una vez más, la joven se escudaba en que a su madre no le gustaría ver a su hija besándose en televisión: "Tengo que tener un respeto a mi madre". Algo que no sentaba bien a Ruslán, quien reconocía que le había molestado mucho la actitud de su pareja: "Yo no acepto cobras, lo siento".

De esta manera, Ruslán llegaba a la decisión final con la intención de cerrar para siempre su historia de amor con Clara: "No me has gustado físicamente y tu timidez tampoco". Por lo tanto, Clara y Ruslán se marcharon del restaurante igual de solteros que llegaron.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad