Hoy por HoyLa firma de Àngels Barceló
Opinión

Vox y la viva imagen de la indecencia

Lo que pasó ayer con Irene Montero cruza ya una línea roja, amenaza la esencia de la democracia y pone en peligro la convivencia

Vox y la viva imagen de la indecencia | La firma de Àngels Barceló

Vox y la viva imagen de la indecencia | La firma de Àngels Barceló

Lo que pasó ayer por la tarde en el Congreso de los Diputados debería servir, de una vez por todas, para tomar conciencia de lo que representa la presencia de la ultraderecha en las instituciones. Fue la explicación de por qué en muchos países democráticos se le aisla y se rechazan los pactos con ella. Lo que Vox protagonizó ayer en la Cámara fue la viva imagen de la indignidad y de la indecencia, la viva imagen de la violencia política llevada al máximo extremo.

Vox y la viva imagen de la indecencia

02:22

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1669273495948/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Los ataques de la diputada de la ultraderecha, Carla Toscano, a la ministra de Igualdad, Irene Montero son inaceptables en una democracia como la nuestra. No fue un exabrupto ni un insulto aislado, lo que pasó ayer cruza ya una línea roja, amenaza la esencia de la democracia y pone en peligro la convivencia. Los ataques personales, en explícita alusión a la pareja de la ministra, forman parte de una estrategia que tiene como objetivo dinamitar los marcos democráticos, imprescindibles en el funcionamiento del país.

Más información

Insultos personales, negación de la violencia de género que se convierte en una manera de ejercerla, y todo esto aplaudido a rabiar desde la bancada ultraderechista. La diana: una ministra, mujer, al frente de un ministerio que ellos consideran un chiringuito y que defiende las leyes que quieren hacer más seguras nuestras vidas, las vidas de las mujeres. Todos los ingredientes para que aflore el machismo y el talante antidemocrático de una ultraderecha que aquí, en España, se ha permitido que ocupe sillones gubernamentales, en alguna comunidad autónoma.

Lo de ayer debería ser un punto de inflexión. Es verdad que todas las fuerzas políticas han condenado lo que pasó, pero se debe ser del todo explícito en defensa de la democracia, en remarcar esas líneas rojas que la ultraderecha no tiene, como ya hemos comprobado, ningún pudor en sobrepasar. Porque no estamos hablando de un calentón dialéctico en un momento de fragor parlamentario, lo de ayer es extremadamente grave y pasó en el Congreso de los Diputados, en ese lugar tan solemne donde reside la soberanía popular. Si no respetan las instituciones, si no respetan a los representantes de los ciudadanos, cómo van a respetar a los ciudadanos que no piensan como ellos, que no tienen cabida en el país que a ellos les gustaría. Lo de ayer debería hacer saltar todas las alarmas.

Irene Montero, emocionada al ser aplaudida por toda la izquierda en el Congreso tras recibir insultos machistas de Vox

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad