Gastro SERGastro SER
Gastro

'Soy Camarero' desvela cuáles son las dos cosas que más rabia le dan de sus clientes: "Me revienta y me produce taquicardias"

Lleva años denunciando a hosteleros explotadores, pero dice que algunos clientes también parece que quieran fastidiar

Dos cafés sobra la barra de un bar.

Madrid

Después de más de una década trabajando como camarero, Jesús Soriano empezó a usar las redes sociales para compartir contenidos relacionados con el día a día de su oficio: situaciones divertidas, comportamientos reprochables, precariedad laboral... Seis años y casi un millón de seguidores después, los contenidos de Soy Camarero se han convertido en el termómetro de la profesión y, en muchos casos, una instrumento de denuncia con bastante más alcance que de grandes sindicatos como CCOO o UGT.

En la entrevista concedida a Gastro SER, de hecho, lanzó una petición directa a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz: "Que cuide la Inspección de Trabajo, con más personal y más recursos, para que así puedan sortear la picaresca de los empresarios. Hace poco hice una encuesta y el 85% de la gente nunca ha visto a un inspector de trabajo. ¡Yo entre ellos!".

Soriano le dedica cada vez más tiempo a Soy Camarero. Cada día, de hecho, recibe una media de 40 mensajes de colegas de toda España que, en muchos casos, quieren denunciar su (muchas veces ilegal) situación laboral. Pero también acude a programas de televisión, da conferencias y ha empezado una serie de entrevistas en YouTube (El Break). "Los malos empresario se nutren de gente muy necesitada y, si soy más útil con esto que detrás de la barra, me gustaría seguir dando voz a los camareros", asegura.

"Como si fuese para fastidiar"

Pese a todo, Jesús Soriano sigue trabajando como camarero de vez en cuando. "¡A mi me gusta!", explica. "Y si has sido camarero, ¡eso se lleva siempre! Ahora no estoy a jornada completa, pero sigo haciendo horas extras en una cafetería".

Gastro SER | 'Soy camarero': el azote de la precariedad en la hostelería

Gastro SER | 'Soy camarero': el azote de la precariedad en la hostelería

58:08

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1700401051849/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Al preguntarle qué es lo más rabia le da de los clientes, de hecho, no necesita pensárselo mucho: "¡Lo que me pasó ayer! Me molesta mucho que, cuando alguien sabe que va a querer un cortado con sacarina, no te lo diga hasta que estás a punto de dejárselo encima de la mesa. ¡Joder! Si sabes que vengo de la otra punta de la terraza, ¿no me lo puedes pedir con sacarina a la primera? Son tonterías, pero si tienes mucho trabajo"...

Pero todo es susceptible de empeorar. "A veces me pongo un azúcar y una sacarina en el mandil para ir preparado", explica. "Pero hace poco una clienta me pidió la sacarina en el último momento... y pensé: 'No me vas a pillar'. ¡Pues resulta que quería dos! Como si fuese para fastidiar. A veces parece que buscan excusas solo para hacerte dar vueltas".

"Se nota quién ha sido camarero"

En su libro, El cliente no siempre tiene la razón, Jesús Soriano recopila un sinfín de situaciones habituales: los clientes que llegan justo antes del cierre, los que pretenden quedarse tanto tiempo como quieran, los que piden que se les invite a algo... Pero hay algo que está por encima de todas sus fuerzas: "Lo que más me molesta es lo de la monedita en la barra. Cuando empiezan a dar golpecitos porque tienen prisa y quieren que les atiendas... ¡Me revienta! ¡Me produce taquicardias!".

El responsable de Soy Camarero se queja de "nunca se le ha dado mucha voz a la sala". Una reflexión compartida con muchos cocineros. Incluso con Ferran Adrià, quien reconoció en Gastro SER que el hecho de no haber visibilizado el trabajo de sala en los congresos ha sido uno de los grandes errores de su generación. "Programas como MasterChef han popularizado mucho la cocina, pero los camareros han estado muy silenciados", explica Jesús Soriano. "Por eso me alegra que ahora se nos esté empezando a dar voz".

"Hay gente que es educada y ya está, pero cuando vas a un bar se nota quién es o quién ha sido camarero", señala. "La forma de dejar los platos recogidos en la mesa para que se los puedan llevar cómodamente. El que le pide a los amigos que se callen para que atiendan al camarero".

&quot;Pruébalo y ya me cuentas qué tal&quot;: el sorprendente truco de Alberto Chicote para el gazpacho y el salmorejo
Carlos G. Cano

Carlos G. Cano

Periodista de Barcelona especializado en gastronomía y música. Responsable de 'Gastro SER' y parte del...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00