Directo

HOY POR HOY Programa especial desde Sevilla por el Día de Andalucía

Hora 14 NavarraHora 14 Navarra
Salud y bienestar

Uno de cada cuatro ingresos en Navarra por ictus es de menores de 65 años

Los registros de mortalidad tienen una "clara tendencia a la baja", a nivel general

Día Mundial del Ictus en Navarra 2023

Día Mundial del Ictus en Navarra 2023

08:12

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1698570188434/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Pamplona

La Unidad de Ictus del Hospital Universitario de Navarra (HUN) registró el año pasado 1.181 ingresos relacionados con esta patología cerebrovascular, cifra que supone un leve incremento de un 5,2% más que el año anterior, cuando se trataron en este recurso hospitalario 1.021 casos.

Del total de ingresos contabilizados, uno de cada cuatro ingresos tenía menos de 65 años. Es decir, el 27% correspondieron a pacientes con edad comprendida entre los 25 y los 65 años: 325 casos. Un repunte respecto a otros años que de momento no se observa en 2023, puesto que, hasta la primera quincena de este mes, de los 846 ingresos registrados en la Unidad de Ictus, 195 corresponden a esta franja de edad, es decir, el 20%.

Según explicaba en la SER, María Herrera, neuróloga del HUN: "tiempo es cerebro: cuanto menos tiempo pasa hasta que se pueda poner el tratamiento a la persona afectada, más opciones tiene de recuperación".

Síntomas del ICTUS

Importancia de los factores de riesgo, sobre todo en menores de 65 años

Las previsiones indican un aumento de los casos de ictus en Europa de hasta el 34% para 2030. Esto se debe al envejecimiento de la población, pero también al aumento de la prevalencia de los factores de riesgo de esta enfermedad. En este sentido, personas expertas señalan que más de un 80% de los ictus serían evitables si conocemos y tratamos sus factores de riesgo, por lo que la prevención es un factor esencial.

Los principales factores de riesgo modificables de la enfermedad son la hipertensión arterial, la obesidad, la diabetes, el colesterol alto, el consumo de tóxicos y el tabaquismo. Todos estos factores de riesgo están interrelacionados entre sí, y son causantes de otra patología en aumento que es una de las más frecuentes causas de ictus, la cardiopatía con fibrilación auricular.

Los estilos de vida que favorecen estos factores son la falta de ejercicio físico, el estrés y la falta de sueño, y la mala alimentación.

Los esfuerzos preventivos han de ser especialmente importantes entre las personas menores de 64 años, grupo en el que, tanto en Navarra como en España y otros países, los factores de riesgo están aumentando.

Segunda causa de muerte, pese al descenso de la mortalidad

El ictus es un problema de salud causado por una alteración repentina del flujo sanguíneo al cerebro, bien por obstrucción de una arteria por un trombo (ictus isquémico) o bien por ruptura de un vaso sanguíneo produciendo una hemorragia (ictus hemorrágico), lo que origina un daño cerebral, a menudo de forma permanente.

El 80% de los ingresos en la Unidad de Ictus del HUN corresponden a casos de ictus isquémico o accidente isquémico transitorio cerebral y el 12%, a casos de ictus hemorrágico. El resto corresponden a patologías que finalmente no tienen un diagnóstico de ictus, pero tienen similar sintomatología.

Según datos del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, el ictus fue en 2021 la segunda causa de muerte tanto en hombres como en mujeres en la Comunidad Foral. En ese año se diagnosticaron 1.129 episodios de ictus, de los cuales 1.015 correspondían a residentes en Navarra. El número absoluto de casos se mantiene estable sin un crecimiento significativo en el último quinquenio analizado, entre 2017 a 2021.

La mortalidad de esta enfermedad ha descendido muy significativamente en los últimos diez años. En Navarra, la tasa ajustada de mortalidad por esta causa (que considera el crecimiento de la población residente y su envejecimiento) entre 2018 y 2022 disminuyó un 12% en hombres y un 13% en mujeres. Este descenso se ha producido sobre todo en los ictus isquémicos, y es atribuible a la mejora de los tratamientos y de la calidad asistencial a estos pacientes. La mortalidad ha descendido "claramente" en mayores de 65 años".

Aun siendo una buena noticia, el descenso de la mortalidad de esta enfermedad tiene como consecuencia que aumentan las personas supervivientes a un ictus con una discapacidad significativa y necesitadas de cuidados específicos. En líneas generales, de las personas que sobreviven al ictus un 50% permanece con secuelas, pero puede realizar vida autónoma, y un 25% queda con secuelas severas. Las secuelas pueden ser en una o múltiples áreas: motoras, en el lenguaje, las habilidades cognitivas (el ictus es la primera causa de demencia a nivel mundial), la conducta y personalidad, alteraciones sensitivas con dolor, y alteraciones del sueño.

Nueva sala de angiografía en el hospital

La gran mayoría de los ictus se atienden en el Hospital Universitario de Navarra, centro de referencia en esta patología para la población navarra y, también, centro de tratamiento endovascular para La Rioja, en virtud del convenio existente entre ambas comunidades.

Recientemente, gracias al Plan de Inversiones en Equipos de Alta Tecnología (INVEAT) se ha inaugurado en el centro una nueva sala de angiografía, con un angiógrafo biplano que mejorará la calidad del tratamiento, y su accesibilidad por parte de las y los pacientes.

El ingreso se realiza en la Unidad de Ictus (UI) del Servicio de Neurología, acreditada desde 2021 por la Organización Europea de Ictus y situada entre las pocas unidades del Estado que cuentan con esta credencial.

Durante y tras el ingreso se realiza un estudio focalizado en encontrar la causa del ictus, comienza la neurorrehabilitación, se tratan las complicaciones y se establecen las medidas de prevención y tratamiento a largo plazo. Estas fases incluyen también los primeros meses tras el alta, y requieren de una atención continuada e integrada que incluye a profesionales de Atención Primaria, Trabajo Social, y a diferentes especialidades hospitalarias.

La inmediatez e intensidad con la que se inicie el proceso de rehabilitación mejora el pronóstico. El proceso de neurorrehabilitación continúa tras el alta en la unidad de rehabilitación de daño cerebral del HUN en Ubarmin, o bien en el Hospital San Juan de Dios. Consta de fisioterapia, logopedia, terapia ocupacional, rehabilitación neuropsicológica y atención psiquiátrica. Aunque los mayores beneficios se dan en los primeros meses, la rehabilitación ha demostrado ser beneficiosa más allá del primer año tras un ictus.

Cabe destacar también que la Unidad de Calidad en Cuidados del Área de Enfermería del HUN y el Equipo de Ictus tienen desde 2020 como uno de sus principales objetivos avanzar hacia una atención centrada en la persona. Concretamente en fomentar las decisiones compartidas, la importancia de la experiencia personal, el respeto a los valores de la persona afectada y la individualización de la atención, teniendo en cuenta el entorno del paciente e integrando a su familia. Para ello se trabaja en colaboración con la Asociación de Daño Cerebral Adquirido de Navarra (Adacen).

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00