BeOKBeOK
Salud y bienestar

Falsos amigos de una buena dieta

Hablamos de esos alimentos que pensamos "erróneamente" que engordan o adelgazan

Alimentos que creemos que son estupendos para hacer una dieta de adelgazamiento y, en realidad, no son tan recomendables como pensamos. Y no hablamos sólo a la hora de hacer dieta para adelgazar sino en general a la hora de comer de forma sana y equilibrada.

La ensalada es uno de esos platos recurrentes cuando vamos a cenar fuera y queremos mantener la línea. A veces pueden tener muchas más calorías que un plato más contundente como puede ser una hamburguesa, que aparentemente tiene más calorías y, sin embargo, según el tipo de carne y su calidad puede ser muy sana. ¡Eso sí! A la plancha.

Pero el enemigo número 1 a la hora de tomar ensaladas, especialmente fuera de casa, es el jarabe de maíz que tienen muchísimas salsas con las que se aderezan esas ensaladas, según explica nuestra experta en nutrición Ángela Quintas. Aunque por su nombre puede parecer saludable, por la asociación con el maíz, lo cierto es que el jarabe de maíz está compuesto principalmente por fructosa, que sólo se metaboliza en el hígado, por lo que provoca importantes problemas en nuestra salud. “En Estados Unidos se considera que es una de las causas de la obesidad infantil”.

El queso que se pone en muchas ensaladas es el enemigo número 2 porque, aunque no lo sepamos, la mayoría de los quesos tienen muchísima grasa, especialmente algunos como el parmesano.

leyendas urbanas

¿El pan engorda? Sí, porque es un hidrato, pero al contrario de lo que suele pensarse, la miga y la corteza tienen la misma composición química, sólo que la corteza tiene menos agua, porque se ha deshidratado por la acción del calor del horno. ¿Un buen bocadillo es sano? El pan es hidrato y el embutido es proteína, así que es una buena combinación. Quintas lo recomienda como merienda sana para los niños sin ninguna duda. ¿Los biscotes integrales engordan menos? En absoluto. Lo que pasa es que son más densos, cuesta más masticarlos y eso produce una mayor sensación de saciedad. Por eso se recomiendan para las dietas, pero no porque engorden más o menos que otros panes. ¿Y las harinas integrales? Tienen muchos beneficios. Por un lado, tienen más fibra, que nos ayuda a tener una mejor digestión. Por otro lado, los alimentos integrales provocan una secreción de insulina más lenta, por lo que nos produce más saciedad. Los alimentos integrales son, por ello, recomendables siempre, no sólo estando a dieta. ¿Los cereales de dieta para desayunar? Suelen llevar azúcar y eso es empezar el día con un pico de insulina "tremendo", recuerda Quintas. ¿Engorda la fruta después de comer? Tiene las mismas calorías te la tomes antes o después de comer. Se recomienda tomarla antes porque como tiene efecto saciante, llegas a la comida con menos hambre.

Los productos light, en general, son otro de los falsos amigos por excelencia. Todos pensamos que si es light podemos consumirlo sin restricción. ¡Error! “Un producto se puede definir como light simplemente con que tenga un 30% menos de kilocalorías que no sea light”, aclara Quintas. Esto quiere decir que si compramos la versión diet de un producto que es muy calórico, aunque sea light, sigue teniendo muchas calorías. Además, caemos en el error de pensar que podemos tomar más cantidad, por lo que muchas veces terminamos ingiriendo el mismo número de calorías o más que si hubiesen tenido el alimento normal.

¿Y qué hay de los yogures light? Los yogures en general son alientos considerados mixtos, es decir, tienen hidrato y proteína, por lo que son perfectos para una buena dieta. Pero ¡ojo! Hay que leer muy bien las etiquetas porque en los estantes de los supermercados muchas veces bajo el nombre de yogures se camuflan otros postres con una composición más rica en grasa o con poca proteína y, por tanto, poco recomendable.

Las barritas energéticas o snacks son también algunos de esos productos que asociamos a la dieta y, sin embargo, nuestra experta considera que deberían ser siempre un último recurso. “Dentro de las barritas habría que distinguir entre dos tipo de barritas”. Las que tienen proteínas y las de cereales que tienen mucho hidrato de carbono, por lo que hay que evitarlas a toda costa.

LOS HIDRATOS DE CARBONO EN NUESTRO CUERPO

Como explica siempre Ángela Quintas, tras la digestión ese hidrato pasa al torrente sanguíneo e incrementa notablemente los niveles de glucosa en sangre. Esto hace que el páncreas tiene que secretar mucha insulina para volver a normalizar esos niveles de glucosa. A partir de ahí hay dos caminos: el primero consiste en almacenar en el hígado y el músculo la glucosa. Pero cuando esos niveles de glucosa son muy elevados, el cuerpo la almacena en forma de grasa a través de la denominada lipogénesis.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad