Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 17 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Esa infamia del Valle de los Caídos

Según el Tribunal Supremo, aquello ni tocarlo, porque así lo decidió con justeza el Gobierno. Así que ahí seguirá la tumba de Franco, honrado el dictador ante la cobardía de los demócratas

Mezcla de Indiana Jones y el arca perdida -por los nazis- y su secuela del templo maldito, por lo evidente, agoniza lentamente el Valle de los Caídos allá en su Risco de la Nava, en la sierra madrileña de Guadarrama, justo donde el Generalísimo Francisco Franco, caudillo de España por la gracia de Dios y la espada más limpia de Occidente, decidió en 1940, iluminado por alguna revelación celestial, erigir el megalómano monumento que llegaría a costar más de mil millones de pesetas, mientras los españoles soportaban la terrible hambruna posterior a la guerra.

Veinte años tardó en completarse tal engendro, un auténtico insulto, estético e ideológico, para media España. Pero la democracia que nos llegó tras la muerte del dictador, hace ya más de cuarenta años, tampoco ha sido capaz de remover aquel delirio fascista.

Y ahí sigue, gobierno tras gobierno, sin que nadie se atreva con aquel adefesio que aún rinde homenaje a quienes encarcelaron y fusilaron sin piedad. Nunca ha sido un lugar de encuentro, pese a que así intenten tapar la ignominia sus defensores, sino un signo de la España más separadora.

Dijo ayer el Tribunal Supremo que aquello ni tocarlo, porque así lo decidió con justeza el Gobierno. Así que ahí seguirá la tumba de Franco, honrado el dictador ante la cobardía de los demócratas.

Hay quien propone volarlo. ¿Alguna idea mejor?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?