Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 20 de Julio de 2019

Otras localidades

Yemen, Sudán del Sur y Siria sufren los tres conflictos más graves del mundo según Alerta 2019

Josep María Royo, de la Escola de cultura de Pau, desgrana el informe Alerta 2019, una de las mejores radiografías de la situación de los conflictos globales

El año pasado se registraron 34 conflictos armados, de los cuales 33 seguían activos al finalizar el año. La mayoría se concentró en África (16) y Asia (nueve), seguidos por Oriente Medio (seis), Europa (dos) y América (uno). Es uno de los indicadores que revela el informe Alerta 2019 sobre conflictos, derechos humanos y construcción e paz de la Escola de Cultura de Pau de la universidad de Barcelona.

El informe además trata de ofrecer “algunas ventanas de oportunidad que dan pie a alimentar la esperanza de que un cambio es posible, que hay actores, instrumentos e iniciativas que están trabajando en ello” para que la iniciativa política internacional pueda facilitar que estos contextos también puedan superar las situaciones de violencia e inestabilidad, según explica Josep María Royo.

En ese sentido, el informe Alerta 2019, resultado de más de una década de investigación, identifica también cinco oportunidades de paz: Royo destaca la evolución positiva de la situación de inestabilidad en el cuerno de África. “Sobre todo en el caso de Etiopía, se han producido importantes cambios durante el año 2018 que nos hace vislumbrar un escenario nuevo de progresiva mejora de la gobernabilidad, de la democracia, que repercute a nivel regional por los diferentes contenciosos vinculados con los países vecinos”.

Alerta 2019

Además, hay mejoras en “el proceso de implementación del acuerdo entre el Gobierno y el MILF en el sur de Filipinas; los avances en el proceso de diálogo sobre Transnistria; las redes de mujeres mediadoras desarrolladas en el marco de la implementación de la agenda de género, paz y seguridad; y las posibilidades de reconocimiento e inclusión de la población joven como agente de paz tras la aprobación de la resolución 2250 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y la puesta en marcha de la agenda de jóvenes, paz y seguridad”.

De los 34 conflictos armados identificados, más de una cuarta parte son conflictos de alta intensidad, “esto significa que en términos de víctimas mortales superan el millar de víctimas, aunque algunos de estos casos las cifras son muy superiores”, destaca Royo. Los nueve conflictos de mayor gravedad en 2018 fueron Libia, Malí, Región Lago Chad, Somalia, Sudán del Sur, Afganistán, Iraq, Siria y Yemen. Algunos, como el de Afganistán, superaron ampliamente el millar de fallecidos en un año, destaca el informe.

La violencia sexual volvió a ser uno de los principales impactos de los conflictos, especialmente en contextos como Iraq, Mali, Myanmar, Nigeria, RCA, RDC, Somalia y Sudán del Sur. Otras de las consecuencias de mayor gravedad que subraya el análisis son el desplazamiento forzado y la hambruna.

Los tres conflictos más graves del mundo: Yemen, Sudán del Sur y Siria, son también los más olvidados. “El nivel de violencia, de persecución, represión, de vulneración de libertades y el silencio mediático en algunos contextos también es debido a la persecución incluso de los medios de comunicación, de los periodistas que intentan en condiciones de extrema gravedad hacer un seguimiento sobre la evolución de estos contextos.” Pero Royo también cree que es destacable el número de víctimas mortales, o como en el caso de Yemen, “la venta de armas que ha facilitado desde las empresas españolas a Arabia Saudita y de las que hay constancia que se están utilizando en este conflicto”.

El informe también destaca cinco escenarios de alerta de cara al futuro: “la escalada de violencia en la región de Sahel Occidental, los efectos de la crisis política y económica en los escenarios de inestabilidad en Sudán, el incremento de la violencia en la región indonesia de Papúa Occidental 50 años después del fallido referéndum de autodeterminación, los riesgos derivados de la ausencia de diálogo en el marco del conflicto entre Turquía y el PKK, y los graves impactos en la seguridad humana del binomio hambre-conflictos”.

Sobre la actual tensión en oriente medio con el reciente incidente con dos barcos en el golfo de Omán, Royo explica que “cualquier situación de escalada de la violencia en oriente medio tiene repercusiones regionales e internacionales” y lamenta que los diferentes intereses y el nivel de equilibrio entre las potencias y entre los países de la región haga difícil los avances.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?