Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

LA VENTANA LA VENTANA La Ventana del Cine, con Carlos Boyero

Miguel de Unamuno

Nació en Bilbao y está considerado uno de los grandes escritores españoles de todos los tiempos, encuadrado en la llamada "Generación del 98". Se licenció en Filosofía y Letras en Madrid y trabajó como docente en colegios y universidades. Se trasladó a Salamanca, ciudad que adoraba e hizo suya. Allí pasó la mayor parte de su vida y esta ciudad le profesaba reconocimiento y admiración. Se convirtió en rector de la Universidad de Salamanca, y lo fue en tres ocasiones. Por motivos políticos, Franco lo acabó destituyendo en su última etapa

Amante y difusor de la papiroflexia, acudía a menudo a tertulias literarias, sobre todo solía sentarse en la terraza del Café literario Novelty, que se encuentra en la Plaza Mayor de Salamanca. Declaró al respecto: "He dicho alguna vez, con escándalo acaso de ciertos pedantes, que la verdadera universidad popular española han sido el caféy laplaza pública."

Tuvo problemas por sus ideas religiosas y políticas y sus constantes ataques al rey Alfonso XIII y a Primo de Rivera, que le llevaron al destierro en Fuerteventura durante cuatro meses y luego se exilió voluntariamente en Francia, hasta que cayó la dictadura de Primo de Rivera, regresando de nuevo a Salamanca, aclamado por sus paisanos. Era un inconformista que no se callaba ante nada ni ante nadie, como fue el caso de su famoso debate que tuvo con el general Millán Astray.

Practicó una gran variedad de géneros literarios: escribió novela, ensayo, poesía, teatro... Su innovadora forma de escribir novela (que él llamaba "nívola" para diferenciarla de la estructura de novela estándar) supuso una revolución literaria que liberó de rigidez a este género. La primera obra donde Unamuno puso en práctica su particular método fue en "Niebla", donde no seguía ningún plan, se limitaba a escribir lo que iba pensando.

Obsesionado por el paso del tiempo y la inmortalidad de la conciencia, hizo de este tema el eje de alguno de sus mejores ensayos: "Vida de don Quijote y Sancho" o "El sentimiento trágico de la vida".

Proclamó la llegada de la República el 14 de abril de 1931 y luego se desencantó de ella, al igual que de la barbarie que se produjo en el inicio de la guerra civil por ambos bandos. Murió en su casa de Salamanca, donde se hallaba bajo arresto domiciliario por motivos políticos, el 31 de diciembre de 1936. En su epitafio aparecen los últimos versos del Salmo III:

“Metedme, Padre Eterno, en tu pecho,
misterioso hogar,
dormiré allí, pues vengo deshecho
del duro bregar”.

Ha dejado una huella imborrable e inspiración para libros y películas. Una de sus frases favoritas se podría aplicar a él: “Cuando se muere alguien que nos sueña, se muere una parte de nosotros”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?