Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 21 de Febrero de 2020

Otras localidades

Jasper Maskelyne

El llamado "mago de la guerra" hizo sus grandes actuaciones no tanto en los teatros londinenses sino durante la Segunda Guerra Mundial, en el norte de África. Una de sus misiones estratégicas fue camuflar el puerto de Alejandría de los ataques de los alemanes y lo consiguió el 22 de junio de 1941 creando un simulacro de puerto y de ciudad

Recreó edificios, barcos, depósitos de combustible e incluso falsos cañones antiaéreos. Antes de que los nazis comenzaran el bombardeo, apagaron las luces de Alejandría encendiendo la nueva ciudad reconstruida con barro, cartón y lonas. Copió de manera exacta la posición de las luces del puerto y puso explosivos controlados para engañarlos y hacerles pensar que sus bombardeos eran acertados. El propio Rommel pensó durante gran parte de la guerra que había destruido el puerto de la mítica ciudad.

Otra de las misiones encomendadas a Maskelyne y su “cuadrilla mágica” fue camuflar el canal de Suez. Los barcos británicos debían atravesar dicho canal y su control resultaba vital para mantener el suministro. Jasper puso en marcha el denominado “Manto Negro”, como se conocía el genial plan que idearon. Mediante cañones que proyectaban luces estroboscópicas y espejos giratorios, crearon una auténtica tormenta de luz que deslumbraba a todos los aviones que sobrevolaban el canal, evitando así el bombardeo. Pero todavía le faltaba la que sería la operación más importante del desierto, la Operación Bertram, preludio de la batalla del Alamein, una colosal ilusión mediante la cual engañó al mariscal Rommel haciéndole pensar que los británicos atacarían por el sur (en lugar de por el norte), forzándole a que sus tropas de vanguardia retrocedieran. En definitiva, crearon un falso ejército en medio del desierto con tanques hinchables, barracones, soldados de cartón piedra, depósitos de agua, un oleoducto… No resultaba fácil camuflarlos en el desierto por ser el terrero plano y monocromático, pero en el caso de los tanques, construyó “escudos solares” que eran dos armazones que los colocaba a ambos lados de los mismos y, al accionarlos, los cerraban y parecían camiones...

Muchas de sus exitosas operaciones han sido -y siguen siendo- secretas y no será hasta el año 2046 que se desclasificarán del todo. Jasper Maskelyne acabó sus días retirado en Nairobi (Kenia) donde murió en 1973. Mucho o poco de lo que sabemos se debe a su autobiografía “Magic: Top Secret”, publicada en 1949, y por la extensa biografía que hizo sobre él el periodista David Fisher.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?