Miércoles, 22 de Septiembre de 2021

Otras localidades

Mentir revisando el pasado y retorciendo la historia

Como el turno de intervenciones tras la del presidente del gobierno es de mayor a menor representación en el hemiciclo, Casado va antes que el ultraderechista Abascal, así que lo de Casado fue un discurso preventivo, pensando que si Abascal es español, él todavía más, que si Abascal solo sabe defender la unidad de España, él todavía más, que si Abascal reivindica los gobiernos franquistas, el todavía más, y reivindica el golpe de estado que acabó con la República

Cadena SER

Del debate sobre los indultos, de ayer en el Congreso, se extrae la conclusión que ya se intuía, que el gobierno no cuente con el principal partido de la oposición para nada. Lanzó ayer Pablo Casado un furibundo ataque al presidente Sánchez, mirando a la bancada del gobierno, sí, pero sin perder de vista, con el rabillo del ojo, a los escaños ocupados por la ultraderecha. Como el turno de intervenciones tras la del presidente del gobierno es de mayor a menor representación en el hemiciclo, Casado va antes que el ultraderechista Abascal, así que lo de Casado fue un discurso preventivo, pensando que si Abascal es español, él todavía más, que si Abascal solo sabe defender la unidad de España, él todavía más, que si Abascal reivindica los gobiernos franquistas, el todavía más, y reivindica el golpe de estado que acabó con la República. Y así todo el rato, Casado no quiso que Abascal ocupara todo el terreno y así le salió el discurso.

Ni una propuesta, ni una alternativa, solo un ataque furibundo a la gestión del gobierno. El tema era los indultos, cuestión que se puede debatir con argumentos, se puede estar en contra civilizadamente, pero Casado está completamente desbocado, inoculado con el virus del Aznarismo y de su discípula, por la que le preguntan en media Europa, Isabel Díaz Ayuso. Se ha lanzado a una loca carrera por intentar recuperar los votos que en las pasadas elecciones se fueron a Vox, obnubilado por unas encuestas que le dan ganador. Y no puede disimular la prisa que tiene para que se celebren elecciones. Su insistencia en pedir la dimisión de Sánchez roza lo ridículo, y si es ridículo ahora, imaginen lo que será dentro de unos meses, porque a la legislatura le quedan dos años.

El daño que Casado está haciendo a la democracia puede que le acabe pasando factura a él, pero de momento ya está pasando factura a la convivencia. Lo de ayer afirmando que la Guerra Civil fue un enfrentamiento entre los que querían la democracia sin ley y los que querían la ley sin democracia, no fue una demostración de su ignorancia, que posiblemente también, fue la demostración de cómo es capaz de mentir revisando el pasado y retorciendo la historia.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?