Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 19 de Enero de 2020

Otras localidades

El informe forense concluye que Uribetxeberria puede ser tratado de su cáncer en prisión

El titular del juzgado de vigilancia penitenciaria, José Luis Castro, decidirá sobre la posible libertad del etarra, al que ya le fue concedido el tercer grado

El informe consta de seis folios y es "contundente", según han adelantado fuentes jurídicas a la Cadena SER. El etarra Uribetxebarria Bolinaga puede ser tratado de su cáncer en prisión, lo que contradice a Interior.

El informe de la forense señala que "la enfermedad tumoral diagnosticada es de muy mal pronóstico a largo plazo. Sin embargo, en la actualidad, el enfermo no se encuentra en fase terminal y únicamente presenta leves síntomas clínicos en relación con la misma pendiente de terapia.

Por tanto, el informe es contrario al elaborado por el Hospital Donostia y choca con la decisión del Ministerio del Interior, que concedió tercer grado penitenciario al carcelero de Ortega Lara, e interpretó que debía seguir su tratamiento en libertad.

El titular del juzgado de vigilancia penitenciaria, José Luis Castro, que ha interrumpido sus vacaciones y se ha incorporado hoy, es a quien le corresponde la última decisión sobre la libertad condicional del etarra, pero antes deberá pronunciarse al respecto el fiscal Pedro Rubira, que previsiblemente informará sobre el asunto la semana que viene.Uribetxeberria ha abandonado esta semana la huelga de hambre que ha mantenido durante 15 días, y se encuentra interno en la cárcel alavesa de Zaballa.

Interior se reafirma

Fuentes de Interior mantienen que las conclusiones sobre el estado de salud del informe médico del la Comisión Médica del hospital de Donostia; el informe del hospital de León; junto al historial Clínico elaborado por los Servicios Médicos de los centros Penitenciarios por los que ha pasado el etarra Uribetxeberría entre 1997 y 2012 encajan y superan con creces las condiciones de la norma de prisiones para conceder el tercer grado. Insisten, a su vez, en que es el juez quien decide si permite o no la excarcelación del preso.

¿Ahora qué?

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ya esta trabajando en el informe que enviará al juez de vigilancia penitenciaria y en el que copiará, punto por punto, las conclusiones de la médico forense y el reflejo que estas pueden tener sobre las leyes penitenciarias que se deben aplicar. Si el recluso no está en fase terminal y pendiente además de nuevas pruebas y evolución, la Fiscalía puede oponerse a que sea tratado fuera de la cárcel. Oponerse en definitiva a la libertad condicional.

El fiscal, Pedro Rubia, es el encargado de elaborar las conclusiones jurídicas que serán supervisadas por el responsable de la Fiscalía en la Audiencia, Javier Zaragoza, antes de entregárselas al juez la próxima semana.

Jose Luis de Castro, el titular del juzgado penitenciario, ha interrumpido sus vacaciones para poder resolver este asunto, "a la mayor brevedad posible", ante la dimensión que está tomando el caso. El juez Castro ya tiene las conclusiones de la forense y los expedientes de Interior que conceden el tercer grado penitenciario.

Esperará hasta el lunes para incorporar el informe del fiscal.

El juez tendrá que sopesar un informe favorable de interior, un informe favorable del hospital, un informe contrario de la forense y posiblemente un informe contra la libertad del fiscal.

Fuentes jurídicas han mostrado a esta redacción el malestar que existe en la Audiencia por el enredo que se ha formado y el tiempo tan prolongado que está costando resolver el caso, que ha pasado ya por tres fiscales y tres jueces.

Ningún preso con una esperanza de vida como Bolinaga sigue en prisión

Así es, normalmente el juzgado de vigilancia penitenciaria de la Audiencia Nacional resuelve a favor de la libertad condicional cuando los informes forenses dan una esperanza de vida al recluso como la de Bolinaga o incluso superior.

Así ha sucedido siempre durante los últimos años, según apuntan fuentes jurídicas, quienes recuerdan el último caso, el del etarra Miguel María Ibáñez Oteiza, excarcelado en enero de 2011 a pesar de que le quedaban 24 años de condena. Ibáñez Oteiza, como Uribetxebarriatenía, tenía delitos de sangre y jamás se arrepintió de sus crímenes. Padecía un cáncer y falleció tres meses después de obtener la libertad condicional.

Entonces, el hoy también juez de vigilancia, José Luis Castro, argumentó para conceder la libertad condicional a Ibáñez Oteiza que "el último periodo de la vida de un ser humano es el más difícil de afrontar física y psiquícamente. Ello exige unas condiciones emocionales, materiales y personales que son incompatibles con la situación de reclusión".

El magistrado expuso que "la pena ya no cumple la finalidad de resocialización del penado" o que "junto al derecho a la vida, la dignidad humana, reclama el derecho a una muerte digna", para dejar en libertad al etarra.

Según la Forense de la Audiencia Nacional, Uribetxebarria Bolinaga tiene el 50 por ciento de posibilidades de superar los 11 meses de vida.

Ángeles Pedraza, presidenta de la Avt: "El informe es demoledor y deja claro que este asesino no está en fase terminal"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?