Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 20 de Septiembre de 2019

Otras localidades

¿Cómo es el sistema electoral alemán?

Los electores reciben papeletas divididas en dos partes, una para un diputado por distrito electoral y otra para los candidatos en un determinado estado federado

Papeleta para las elecciones federales de Alemania correspondiente a un distrito de Múnich. /

Alemania dispone de un sistema electoral que dificulta la creación de gobiernos monocolor y, por tanto, evita mayorías absolutas. A menudo se describe como una combinación entre los sistemas mayoritario y proporcional aunque en sentido estricto se califica como un sistema proporcional personalizado.

Más información

Su complejidad confunde incluso a los propios alemanes que, a menudo, reconocen sentirse perdidos a la hora de acudir a las urnas. Los electores germanos reciben papeletas divididas en dos partes, deben emitir, por lo tanto, dos votos: en la casilla de la izquierda eligen a un diputado por distrito electoral; en la casilla de la derecha deben optar por los candidatos de los partidos políticos que se presentan en un determinado estado federado. De esta forma, pueden emitir dos votos independientes aunque la segunda casilla, la integrada por candidatos de las formaciones políticas en listas cerradas, es la más relevante, ya que será la que determine la fuerza de los partidos dentro del Parlamento.

El Bundestag alemán consta de 598 escaños. La mitad de ellos, 299, serán ocupados por los candidatos que aspiran a un mandato directo y son elegidos por los electores en el primer voto, la casilla de la izquierda de la papeleta. Aquí resultarán elegidos los candidatos que hayan alcanzado la mayoría simple en su distrito electoral. A menudo estos mandatos directos van a parar a uno de los dos grandes partidos, bien la CDU de Merkel o el SPD, la formación socialdemócrata.

Los 299 escaños restantes serán determinados por el segundo voto, la casilla derecha de la papeleta, donde los ciudadanos no eligen a una persona concreta sino a un partido, determinando la presencia parlamentaria de cada formación. Es lo que se denomina como "mandatos totales". A los mandatos totales se le restarán los mandatos directos para garantizar la proporcionalidad aunque se puede dar el caso de que un partido obtenga más mandatos directos que mandatos totales, en cuyo caso habrá que crear los denominados "escaños adicionales", ampliando el número de asientos en el Bundestag.

En el reparto de estos "mandatos totales" se toma también en consideración la población de cada uno de los Länder, por lo que una victoria en un estado federado muy poblado logrará más asientos que otro cuya densidad demográfica sea inferior.

Podrán optar a la repartición de escaños todos aquellos partidos que obtengan al menos un 5% de los segundos votos o si el partido, pese a no haber logrado superar ese límite, es la formación vencedora en al menos tres distritos electorales. La distribución de escaños se realiza a través del método Sainte-Laguë, similar a la Ley D'Hondt, aunque este sistema favorece a los partidos menos votados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?