Domingo, 29 de Noviembre de 2020

Otras localidades

FERRAN ADRIÀ

“Tu gurú has de ser tú”

La muestra ‘Ferran Adrià. Auditando el proceso creativo’ disecciona la fórmula que hizo de elBulli algo más que el mejor restaurante del mundo

Ferran Adrià, en una imagen de archivo en El Bulli.

Ferran Adrià, en una imagen de archivo en El Bulli. / EFE

El cierre de elBulli en 2011 generó muchos comentarios. A quienes habían pasado por ahí se les preguntó por el legado de Ferran Adrià: ¿los aires, la gelatina caliente, el número 1 de Restaurant? El italiano Massimo Bottura dijo que de todo lo que había aprendido en Cala Montjoi, lo más importante había sido “la libertad”. Y de eso trata la exposición Auditando el proceso creativo, que puede verse hasta el próximo mes de marzo en el Espacio Fundación Telefónica de Madrid. “Hemos creado una metodología con la que cada uno podría preparar la exposición de su propio proceso creativo”, señala el chef.

¿Cerrasteis elBulli para abrir elBulli?

Conceptualmente, sí. Cerramos elBulli restaurante para abrir elBulli Foundation, para seguir otro camino. A la gente le ha gustado esa frase y la verdad es que representa bastante bien lo que ha pasado. En los últimos tres o cuatro años ha habido mucha confusión, pero lo cierto es que, aunque sean distintos a los del restaurante, simplemente seguimos embarcados en proyectos.

Te marcó mucho ese titular de prensa: “Cierra elBulli”…

No es que me marcara, es que da igual lo que digas. Yo puedo explicar 100 veces que elBulli no perdía dinero, pero me lo volverán a preguntar. Y me dicen: “Cuando cerrasteis elBulli”… ¡No, no! Me estás haciendo una entrevista y estamos hablando de elBulli, así que no ha cerrado. Yo entiendo que eso es complejo porque los restaurantes se abren o se cierran, no se transforman. Pero bueno, nuestro objetivo es que la gente lo vaya entendiendo poco a poco.

Los restaurantes se abren o se cierran, pero no suelen transformarse ni tampoco convertirse en el centro de una exposición…

Que sepamos, la que inauguramos en el Palau Robert de Barcelona, en 2012, fue la primera.

Aquella se llamó “Ferran Adrià y el Bulli. Riesgo, libertad y creatividad”, y esta: “Auditando el proceso creativo”. ¿Se parecen?

¡Nada que ver! El producto final no podemos exponerlo, porque eso es el restaurante. Pero sí podemos exponer el cómo y el dónde. En el Palau Robert expusimos el cómo-dónde de la historia del restaurante, y ahora el del proceso creativo. Porque hemos escrito 38 libros sobre elBulli pero del proceso creativo aún no se sabía demasiado… Hemos trabajado durante un año y medio trabajando, y lo seguiremos haciendo, para entender qué pasó. ¿Por qué se dio tanta creatividad?

¿En qué momento dejaste de ser cocinero para ser un gurú de la creatividad?

¡Yo no soy ningún gurú de la creatividad! El lema de la exposición es que cada uno ha de ser su gurú. Yo no doy dogmas, solo enseño qué hacemos y reflexiono sobre qué puede pasar. Pero tu gurú has de ser tú. ¿Qué tiene que ver crear un cuadro con crear una película? Todo es creatividad, sí. ¿Y? O esta entrevista: no tienes guion, es un aquí te pillo y aquí te mato, y está saliendo fantástica. Igual te vienes con preguntas y acaba siendo un rollo. Uno nunca sabe qué es mejor.

Tu cuenta de Twitter ha generado muchos comentarios… y buena parte de ellos no son exactamente positivos.

¡Fantástico! [Risas] ¿Por qué crees que lo hacemos? ¡Para que la gente piense y reflexione! El 95 % son preguntas y a veces la gente se cabrea porque no tiene respuestas, pero hay que entender eso como un paso intermedio del proyecto BulliLab. Nos gusta ir compartiendo algunas cosas, que las 70 personas que trabajan allí mantengan algún contacto con el exterior… La cuenta de Twitter @ferranadria se convertirá en una herramienta de conexión. Si fuésemos una empresa no lo compartiríamos, pero somos una Fundación.

El otro día le dijiste a Gemma Nierga que los corruptos españoles son muy creativos. ¿Es España un país especialmente creativo?

Si nos creemos mejores que alguien, ya empezamos mal. ¡El mundo es muy grande! Y está claro que no: solo entre Harvard y el MIT ya hay casi más premios Nobel que en todo Europa. ¿Somos buenos en algunos sectores? Sí. En el fútbol, por ejemplo. Pero el reto es que innoven las zapaterías o las carnicerías, pymes de no más de 50 trabajadores que suponen el 90 % del tejido empresarial.

¿Eso crees?

En Lima hay una carnicería que tuvo la innovación de abrir por la noche como restaurante: duplicó la facturación y repartió los gastos. Hay que contar esas cosas. La única forma de llegar a la gente es con ejemplos porque si me pongo a hablar de la creatividad disruptiva y de innovación, van a decir: “¿Qué me están contando? ¡Estos tíos están locos!”. Yo funciono así. Procuro aprender de los buenos ejemplos que veo a mi alrededor.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?