Últimas noticias Hemeroteca

Jordi Sànchez niega fomentar la violencia el 20-S: "La comitiva hizo toda su labor"

  • Afirma que "si tuviéramos una actitud distinta de las instituciones del Estado hoy este juicio no tendría sentido"
  • Niega que el 20-S se impidieran los registros en la Consellería de Economía: "La comitiva judicial hizo toda su labor"

El expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sánchez, durante su interrogatorio en la sexta jornada del Juicio del procés en el Tribunal Supremo. / ()

"Me considero un preso político, éste es un juicio político". Jordi Sànchez, diputado suspendido de JxCat y expresidente de la ANC, ha empezado su intervención en el juicio contra el procés independentista anunciando que contestará a las preguntas de Fiscalía y Abogacía del Estado pero sin renunciar, como Junqueras o Romeva, a denunciar el carácter político que, considera, tiene esta causa.

Sànchez ha empezado su intervención criticando no poder declarar en catalán con traducción simultánea, como han hecho otros imputados. "Lamento que se haya perdido una oportunidad para hacer pedagogía de lo que debería ser un Estado pluricultural, plurinacional. Si tuviéramos una actitud distinta de las instituciones del Estado hoy este juicio no tendría sentido, no habríamos llegado donde hemos llegado", ha dicho.

Acusado por la Fiscalía de espolear a miles de ciudadanos catalanes a enfrentarse a Policía y Guardia Civil el 1 de octubre y a impedir los registros judiciales de la operación Anubis el 20 de septiembre en Barcelona. Ha destacado la trayetoria de la ANC que dirigió hasta su entrada en prisión, actuando en busca de la independencia catalana con "absoluto respeto a las normas de civismo y no violencia".

El Ministerio Público pide una condena de 17 años de cárcel tanto para Jordi Sànchez como para Jordi Cuixart acusándoles de un delito de rebelión. Por el momento ha negado tajantemente haber convocado a la gente el 20 de septiembre para impedir los registros de la operación Anubis, sólo para protestar. "Decidimos convocar un acto de protesta porque somos conscientes de que la protesta forma parte de los elementos de funcionamiento democrático y una decisión judicial tiene que ser respetada pero no le exime de ser protestada por los que consideramos que es no ajustada a ley".

Disturbios el 20-S

La primera parte del interrogatorio se ha centrado en las manifestaciones que, según la Fiscalía, impidieron los registros el 20 de septiembre. "No sólo no se produjo un obstáculo sino que no hubo ni una incidencia, la comitiva hizo toda su labor. No lo digo yo, lo dicen los responsables de la Guardia Civil", ha explicado. "Yo no asumo la seguridad de nada y yo no obstaculizo, ni voluntarios ni manifestantes, a la comitiva judicial", ha zanjado.

Jordi Sànchez durante el juicio / Señal TV del Tribunal Supremo/PO (Señal TV del Tribunal Supremo/PO)

Cree Sànchez que Sànchez se ha creado un "falso relato de asalto no hubo ningún riesgo para la integridad física de ninguna persona, ningún daño en el edificio que permitiera imaginar en algún momento que se estuviera a punto de producir un asalto al departamento, es radicalmente falso".

El referéndum

De la misma manera, Sànchez ha negado también el componente violento y de convocatoria tumultuaria que la Fiscalía le atribuye con respecto al 1-O. "Creíamos que teníamos todo el derecho a participar en esa acción aunque unos lo pudiesen considerar inconstitucional, nulo, pero era un acto cívico y no entrábamos a desautorizar a ninguna autoridad judicial". Ha negado haber llamado a "ocupar" los colegios: "Yo no participé porque no pude. En ninguna actividad que se desarrolla en un centro escolar y creo que lo que hice fue un retuit".

Sànchez ha reconocido que llamó a la participación ese mismo día, pero no cuando había disturbios. Unos disturbios de los que el exlíder de la ANC culpa a la Policía y la Guardia Civil de los disturbios, asegurando que los ciudadanos catalanes "vivieron con auténtico terror una violencia policial ejercida de manera nunca imaginada antes". "Hubo aproximadamente 2.000 colegios electorales y en la práctica totalidad hubo un ambiente festivo. En un pequeño número, no creo que fueran más de 50, hubo incidencias cuando hubo una actuación policial que utilizó de manera desproporcionada la fuerza", añade.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?