Últimas noticias Hemeroteca

¿Los huevos rotos son canarios, como afirma 'The New York Times'?

Acompañados de chorizo, jamón o morcilla, son una de las estrellas de la carta de platos combinados

ATLAS

The New York Times, considerado como el periódico más influyente del mundo, habla con cierta frecuencia de la gastronomía española. A veces se centra en nuestros mejores vinos y otras, en sopas frías como el gazpacho o el salmorejo. Pero en esta ocasión le ha dado protagonismo a los huevos rotos y, de rebote, ha activado el debate sobre el origen del plato, afirmando que son las Islas Canarias.

"Sirva estos huevos rotos (broken eggs) para desayunar, comer o cenar. Distintas variaciones de este plato con huevos y patatas fritas se pueden encontrar a lo largo y ancho de España, incluyendo las Islas Canarias, donde dicen que se creó", se lee en el texto que acompaña a la foto publicada en la cuenta de Intagram de The New York Times, que cuenta con más de seis millones de seguidores.

Se ha escrito mucho sobre el origen de la tortilla de patatas, pero hasta ahora no había grandes polémicas sobre la invención de los huevos rotos con patatas fritas (que, en el fondo, es casi lo mismo). Seguramente porque, tratándose de algo tan sencillo, resulta complicado atribuirle su invención a alguien. Ni siquiera un pueblo o una comunidad autónoma.

Sí es cierto que los ruevos rotos (o a la estampida) son un plato bastante popular en las islas, pero también lo son en MadridLucio Blázquez se hizo famoso gracias a ellos— así como en cientos de bares de toda España, donde, acompañados de chorizo, jamón o morcilla, son una de las estrellas de la carta de platos combinados.

Consultada por la Cadena SER, de hecho, a la periodista gastronómica canaria Yanet Acosta, autora de El chef ha muerto y directora de The Foodie Studies, no le consta que los huevos rotos sean un plato canario. Idéntica respuesta a la de Yuri Millares, editor de la revista especializada Pellagofio.

Puestos a cuestionar la información publicada por The New York Times, lo cierto es que el hecho de utilizar patatas tan pequeñas, cortadas solo por la mitad y fritas con su piel —algunas, incluso un poco chamuscadas— no resulta muy representativo de lo que en España se entiende por un plato de huevos rotos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?