Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 23 de Octubre de 2019

Otras localidades

Los aranceles ponen en juego 1.000 millones de euros: "Pueden tener resultados catastróficos"

El aceite de oliva, las aceitunas, el vino y el queso fresco son los principales productos que, si no hay cambios, estarán afectados por los aranceles a partir del 18 de octubre: "No hay un mercado alternativo para los productos"

El año pasado las ventas de estos productos a EEUU supusieron 1.000 millones de euros: 400 millones de euros en aceite y 300 millones de euros en vino, según datos del ICEX

Desde el sector, piden al Gobierno y a la Unión Europea que se esfuercen todo lo posible en alcanzar una solución negociada que evite la imposición de aranceles

El enfrentamiento entre Boeing y Airbus, que empezó hace 15 años en la Organización Mundial del Comercio, ha terminado encendiendo la chispa de una posible guerra comercial entre Europa y Estados Unidos. Una guerra arancelaria que tiene como principal afectado el sector agrario español. Si no se llega a una solución negociada, Estados Unidos impondrá, a partir del 18 de octubre, aranceles del 25 % a varios productos españoles: el aceite de oliva, el vino, las aceitunas y los lácteos. El año pasado, en 2018, las ventas de estos productos a Estados Unidos supusieron 1.000 millones de euros: 400 millones de euros en aceite y 300 millones de euros en vino.

"Si realmente se aplican los aranceles, los resultados podrían ser catastróficos para el sector", asegura Mauricio García, director de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas. Estados Unidos es el principal país receptor de estos productos fuera de la Unión Europea, "un área geográfica prioritaria para el sector". "Es muy difícil valuar la pérdida, pero podría llegar a ser casi todo. La situación es francamente delicada y peligrosa. Estamos muy preocupados porque no hay un mercado alternativo para estos productos, no hay nadie que tenga esa capacidad de absorción y con una diferencia de precio tan importante pensamos que sería catastrófico".

Todas las asociaciones del sector piden, tanto al Gobierno como a la Unión Europea, que se pongan a negociar cuanto antes para llegar a una solución y evitar la imposición de aranceles. El ministro de Agricultura en funciones, Luis Planas, ha anunciado este jueves que ya ha pedido a la Comisión Europea que "defienda los intereses del conjunto de las empresas europeas y particularmente de las españolas" y que el asunto se trate en el próximo Consejo de Ministros. Planas describe la decisión como una "falta de respeto" a la libertad de comercio. "No me parece una buena noticia, pero es el reflejo de una actitud de falta de seguimiento al comercio multilateral basado en reglas".

Se sienten, dicen, víctimas de un conflicto con el que no tienen nada que ver. "Los agricultores y ganadores españoles vuelven a ser las principales víctimas colaterales del conflicto comercial que está orquestando el magnate Donald Trump", dicen desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA). "La Organización Mundial del Comercio no puede consentir que se juegue con la alimentación y el sustento de millones de personas", apuntan.

El aceite, principal sector afectado

El sector del aceite es el más afectado por esta posible guerra comercial entre Europa y Estados Unidos. El año pasado se vendieron a Estados Unidos 400 millones de euros en aceite. Además, los aranceles, de aplicarse, afectarán al aceite de oliva envasado de España, pero no de otros países clave, como Italia o Grecia. Desde DCOOP, la cooperativa líder productora de aceite de oliva y aceitunas, aseguran que el Gobierno podría haber hecho más para evitar esta situación. "Nos hemos quedado desagradablemente sorprendidos, creo que no se ha hecho la tarea que se debería haber hecho", apunta su director, Antonio Luque, "países como Grecia o Italia estaban haciendo su lobby, presionando, y al final nos ha tocado a nosotros".

Además, los aranceles no solo afectan a los productores y exportadores. Afectan, también, a todos los trabajadores que participan en el proceso. En ASOLIVA, la Asociación Española de Exportadores de Aceite de Oliva, han hecho cálculos. "Estimamos que el 25 % de los empleos se pueden eliminar. Todo producto que no exportes, es un producto que no se va a comprar. Afecta a toda la cadena: al productor, al industrial, al envasador, al refinador... A toda la industria de distribución en Estados Unidos, es un largo etcétera".

El vino: 300 millones en juego

A la Federación Española de Vino solo les consuela que ni el cava, ni los vinos espumosos o los vinos de jerez están afectados por los aranceles. Pero Estados Unidos es el cuarto destino de las exportaciones de vino españolas: 325 millones de euros, un 10 % del valor de las exportaciones. "Es una medida que consideramos muy injusta. Al final pagamos el vino y otros productos agroalimentarios el pato de una disputa de un producto industrial de dos compañías que no han sido capaces de ponerse de acuerdo y nos ha llevado a esta situación".

Al aceite y al vino, le siguen las aceitunas - 180 millones de euros - y el queso fresco y los productos lácteos - 87 millones de euros -. En total, según datos del ICEX, las ventas de estos productos supusieron alrededor del 8 % del total de las exportaciones españolas a Estados Unidos.

Además de España, también sufren los aranceles Francia, Alemania y el Reino Unido, "los cuatro países responsables de los subsidios ilegales", según la Oficina de Comercio Exterior. La OMC ha fallado este jueves a favor de Washington, permitiendo que Estados Unidos comience a imponer aranceles a ciertos bienes de la Unión Europea a partir del 18 de octubre. El árbitro del comercio considera que la Unión ha estado, durante años, subsidiando ilegalmente a Airbus y toma esta decisión para intentar compensar las pérdidas estadounidenses.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?