Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 18 de Enero de 2020

Otras localidades

El ayuno intermitente no es bueno para todos ni resuelve el atracón navideño

La revista médica 'The New England Journal of Medicine' asegura que el ayuno durante 16 horas y comer en las 8 horas restantes aporta resistencia al estrés, aumenta la longevidad y mejora en enfermedades como la obesidad

Los expertos valoran los beneficios para la salud de esta práctica pero la desaconsejan para personas con trastorno de la conducta alimentaria y recomiendan no usarla como excusa para paliar los excesos con la comida

Nochebuena, Navidad, Nochevieja, ... Los excesos de las comidas y cenas navideñas se acumulan y así llegamos a los propósitos de Año Nuevo. La reciente publicación en la revista médica The New England Journal of Medicine sobre los beneficios del ayuno intermitente ha vuelto a poner sobre la mesa un concepto que, básicamente, consiste en ayunar durante 16 horas y comer en las 8 restantes.

El artículo Los efectos del ayuno intermitente sobre la salud, el envejecimiento y las enfermedades, firmado por los doctores Rafael de Cabo y Mark P. Mattson, sostiene que ese tipo de ayuno "puede desencadenar un cambio metabólico" que, en definitiva, aporte más resistencia al estrés, aumente la longevidad y disminuya la incidencia de enfermedades como la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, algunos cánceres y enfermedades cerebrales neurodegenerativas. 

NEJM

Muchos beneficios, pero no para todos

"El ayuno intermitente tiene muchos beneficios para la salud", afirma la dietista y nutricionista Natalia Moragues, pero con matices: "Hay que tener mucho cuidado con las recomendaciones para personas con trastorno de la conducta alimentaria". "Los mensajes compensatorios en estas fechas son muy peligrosos para esas personas", aclara.

El Colegio de Dietistas y Nutricionistas de Cataluña señala que, si se opta por esta práctica, es recomendable seguir la guía de un profesional y en ningún caso para compensar los excesos navideños. Además, considera que todavía hay que esperar a que la ciencia confirme la seguridad y eficacia del ayuno a largo plazo.

"Puede estar entre los propósitos del año pero hay que personalizarlo mucho", insiste Moragues. "No todo el mundo lo lleva igual de bien y puede crear ansiedad, lo que es contraproducente".

Efectos negativos

El ayuno intermitente suele hacerse coincidir con las horas de sueño, tras haber hecho una cena temprana y suprimir el desayuno, por lo que, en la opinión de esta nutricionista, también puede conllevar otros efectos negativos como el estreñimiento, en el caso de las personas que van al baño por la mañana.

"Hay que barajarlo todo, ya que no vale para todo el mundo", recuerda. "A unos les van bien cinco comidas, a otros tres y a otros el ayuno".

Lo que el cuerpo nos pida

La nutricionista Natalia Moragues apela al sentido común y a la moderación al comer y beber en estas fechas y, si nos pasamos, apela a "hacer lo que el cuerpo nos pida". "Si hemos tenido una cena copiosa", explica, "probablemente al día siguiente nos levantemos todavía con la barriga hinchada y poco apetito".

"Entonces sí que tiene sentido hacer una restricción de la comida y no comer hasta que realmente volvamos a tener hambre", insiste Moragues. "Lo cual no quiere decir que lo utilices como excusa para darte un atracón: hay que comer con cabeza, ser flexibles, comer lo que haya, pero siempre intentando controlar las cantidades de comida y la ingesta de alcohol".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?