Sábado, 16 de Enero de 2021

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

La ejemplar respuesta de un hostelero de Valladolid ante un cliente que no quería ponerse la mascarilla

"Es por gente como él por lo que estamos como estamos, aunque se le eche la culpa a la hostelería"

La pandemia de COVID-19 ha golpeado con fuerza al sector hostelero, pero no todos los empresarios aplican las medidas con tanto rigor como pide Salvador Illa. En contra de las recomendaciones de Sanidad, es habitual que en muchos restaurantes los clientes se quiten la mascarilla al entrar y no se la vuelvan a poner hasta que salen por la puerta. Algo que no sucede en el restaurante Niza de Valladolid y que, por desgracia, sigue incomodando a los incívicos.

Gonzalo Soriano (45 años), copropietario de este establecimiento, presenció ayer una escena bastante paradigmática: "Llegó un cliente y, antes de darle paso, le pusimos el gel en la mano y le resumimos el protocolo de seguridad, explicándole que uno de los puntos importantes es que solo se puede quitar la mascarilla para comer o beber. Fue entonces cuando nos dijo que no se quedaban. Que si le hacíamos tener la mascarilla puesta, prefería marcharse", explica el hostelero.

"Nosotros no queremos obligar a nadie a quedarse, pero sí queremos que cumpla las normas, así que mi compañero añadió que es por gente como él por lo que estamos como estamos, aunque se le eche la culpa a la hostelería. Y el cliente respondió que no era culpa suya ni tampoco nuestra, sino de los políticos".

Gonzalo reprodujo la conversación en un tuit que ya se ha hecho viral, pero reconoce que en realidad se trata de "una anécdota frente al 99% de clientes que sí cumplen las normas". Según cuenta por teléfono, "hay una parte de la gente que se olvida y a la que se le tiene que decir, pero como si se le cae una servilleta"… 

Lo que no cuenta Gonzalo en el tuit es que él mismo sufre una enfermedad que le convierte en población de riesgo ante el coronavirus. "No quiero contagiarme yo, pero tampoco quiero que se contagie mi equipo".

Pero aunque la mayoría de los clientes sí cumplen las normas, Gonzalo asegura que cada dos o tres días tienen alguna "movida". El mes pasado, por ejemplo, un cliente le espetó: "Como sigáis siendo tan estrictos no vamos a volver". Y esa historia también se hizo viral. En algunas ocasiones incluso han tenido que invitar a algún cliente a abandonar el local.

"Estamos al lado del Hospital Clínico y el otro día me llamaron para reservar una mesa de 5. Todos eran sanitarios, pero justamente uno de ellos ponía pegas con lo de tener puesta la mascarilla mientras no estaba comiendo. ¡Es el colmo!".

Abierto hace 30 años, el Restaurante Niza está especializado en cocina internacional —el padre de Gonzalo era francés— y ofrece platos de pasta, crepes, cocina oriental... "No tenemos terraza, pero ya hacíamos take away antes de la pandemia, así que no nos hemos tenido que adaptar. Durante el primer cierre decidimos no abrir y cuando permitieron hacerlo con un aforo del 30%, tampoco".

Gonzalo asegura que 2020 ha sido un año catastrófico. "Por suerte somos bastante conocidos en Valladolid y el público responde. Además, como siempre hemos tenido varemos de seguridad muy altos, y la gente confía en nosotros", explica.

"No somos policías, pero sí me siento responsable de lo que la gente hace en mi local y, si hay personas incívicas que no cumplen las normas, pido por favor lo hagan. Por suerte no soy el único. ¡Hay muchos más hosteleros que lo hacen!".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?