Gastro

Pastelitos en cápsula: ¿innovación gastronómica o pijada dulce?

La máquina de Tigoût está a la venta por 339 euros y cada pack de seis pastelitos cuesta 9 euros

Pastelitos en cápsula. / TIGOUT

Madrid

El estallido de la pandemia, en marzo de 2020, dio pie a un nuevo boom del pan y la repostería casera. Tanto que, en cuestión de días, los supermercados agotaron sus existencias de harina y levadura. Pero la llegada de las vacunas ha permitido a la gente retomar muchos de sus hábitos y la afición por el do it yourself gastronómico ha empezado a decaer, acercándanos de nuevo al punto de partida. Es decir: la búsqueda de lo rico, rápido y sencillo (con permiso de lo sostenible).

Más información

En ese contexto llegaron (y triunfaron), años ha, las cápsulas de café. Una forma distinta de empezar el día que, a la espera de la (muchas veces) anunciada explosión de la impresión de comida en 3D, ha inspirado también otros productos, como caldos o infusiones.

La preparación de platos más complejos a partir de cápsulas, de todas formas, es algo que lleva años circulando entre los expertos en tecnología aplicada a la comida. En 2015, por ejemplo, la empresa israelí White Innovation sacó al mercado una máquina (Genie) capaz de preparar todo tipo de platos. Pero la revolución de la que hablaban sus creadores, de momento, no se ha producido.

Desde hace unos meses, sin embargo, sí existe una nueva máquina, Tigoût T3, que algunos han bautizado como "la Nespresso de la pastelería". Una máquina creada por el argentino Rodrigo Córdoba y que surgió, según la web la empresa, a partir de una idea casera: "Los desayunos en mi casa parecían los de un hotel cinco estrellas. Preparábamos cheesecakes, scons, muffins, cookies... De repente vi la máquina de café en cápsulas y pensé: ¿por qué no hacer lo mismo pero con pâtisserie?".

¿La versión pija de la sección de congelados?

El funcionamiento es sencillo: las cápsulas contienen distintas recetas de pastelitos congelados que la máquina es capaz de reconocer y preparar, ajustando el tiempo y la temperatura a las necesidades de cada preparación. Una versión evolucionada (y notablemente más cara) de la pastelería congelada que ya hay en el mercado. Algo parecido a lo que la llegada de Nespresso supuso para los amantes del café.

La máquina Tigoût está a la venta por 339 euros y cada pack de seis pastelitos —con distintas opciones de chocolate negro, chocolate blanco, queso o caramelo  cuesta 9 euros. Pero la empresa, emulando el canal de venta alternativo que tan bien le ha funcionado a Thermomix, también ofrece la opción de probarla (en Madrid o Barcelona) durante dos semanas, con 24 cápsulas, por 49 euros.

"Mi sueño es que haya una Tigoût al lado de cada máquina de café alrededor del mundo", ha asegurado Rodrigo Córdoba. Habrá que esperar unos meses para ver si su invento cuaja o si los españoles prefieren seguir yendo a comprar a la pastelería, encargando pasteles a domicilio y preparando sus propios dulces en casa.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad