Sábado, 19 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Agricultura ecológica

La famosa lenteja "tipo Lanzarote" no tiene nada que ver con Lanzarote

En la sección #PisandoelRofe analizamos lo ocurrido con la extinta lenteja de Lanzarote, una de las más famosas del mundo.

Lenteja "tipo Lanzarote" vendida en los supermercados.

Lenteja "tipo Lanzarote" vendida en los supermercados. / Cadena SER

Existe la lenteja de Lanzarote, pero no existe la lenteja "tipo Lanzarote". "La lenteja tipo Lanzarote viene toda de fuera", explica Leandro Caraballo, ingeniero agrícola y miembro del Consejo de la Reserva de la Biosfera. Las legumbres de Lanzarote fueron muy importantes, se exportaban a todas partes y tenían muy buena calidad. "Todo el país la valoraba muy bien y eso se quedó en la memoria", explica Caraballo, y esa es la razón por la que todavía hoy permanece la lenteja "tipo Lanzarote", aunque venga de México o Canadá, como una marca con supuesto "sello de calidad".

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. "El consumidor tenía en su retina a Lanzarote por su calidad, por eso ahora ponen en el envase -tipo Lanzarote-", explica. "Nosotros ya tenemos la marca hecha, solo tenemos que volver a cultivarla y quitarle la palabra -tipo-", ironiza Caraballo. "Son importadores locales los que ponen tipo Lanzarote, en recuerdo de esa calidad extraordinaria, pero no lo son", explica Ascensión Robayna. "La venden así por la morfología, porque se parece a la lenteja de Lanzarote", añade Caraballo.

El secreto de la calidad de la lenteja de Lanzarote era, como el del resto de los cultivos de la isla, ser puramente de secano. "Un secano rabioso con la salinidad de la costa, si le añadimos regadío empieza a bajar la calidad de forma paulatina", explica el ingeniero. "En la lenteja tipo Lanzarote el sabor y todas las demás características no están, porque no es un producto de Lanzarote", añade Caraballo.

Para Ascensión Robayna, la clave está en apelar a la conciencia del consumidor. "A veces un paquete no llega a los dos euros, a ese precio no es posible la producción en la isla, por lo tanto, hay que apelar a la conciencia del consumidor, vamos a consumir a un producto que no contribuye a aliviar el cambio climático. Si queremos apoyar el consumo local, debemos optar por la lenteja de aquí, no por la lenteja tipo Lanzarote", explica la portavoz de la Sociedad Agraria de Transformación El Jable.

Este año, el invierno seco y soleado ha adelantado la recogida de las lentejas de la SAT El Jable. / SAT El Jable

Aunque no es fácil encontrar lenteja de Lanzarote en los supermercados de la isla. "En el año 2017 se consumieron 140 millones de kilos de legumbres con un precio de 1,70€ el kilo, con un consumo de 3kg per cápita y un gasto de 5,3€ per cápita", explica Leando Caraballo. "El que plante lentejas en Lanzarote, si las vende a esos precios, es mejor que se quede en casa sin hacer nada", añade. La lenteja de Lanzarote no está en los supermercados, "puede estar en las tiendas pequeñas y en algunas tiendas especializadas donde el agricultor vende directamente", explica Caraballo. Escucha aquí la sección #PisandoelRofe de esta semana con Ascensión Robayna y Leandro Caraballo en Hoy por Hoy Lanzarote.

¿Y por qué desapareció la auténtica lenteja de Lanzarote?

Lo mismo que ocurrió con el resto de la agricultura. Hasta finales de los sesenta la manera de producir legumbres y celerales era sin mecanizar, en la península con yuntas y buenes y en Lanzarote con burros y camellos. "Con la misma mano de obra, Lanzarote tenía rentabilidad, el agricultor sacaba su renta, metido en la miseria pero sacaba su dinero", explica Caraballo. Pero con la llegada de la mecanización, primero en la península, esto deja de ser rentable. Bajan los precios y la rentabilidad desaparece. "Dejamos de ser el granero y México o Canadá, produciendo en latifundios, ocupó nuestro lugar", explica Caraballo.

Entre marzo de 1958 y enero de 1963 un único exportador embarcó 136.889 kg de lentejas, como recoge el libro de cultiuvos tradicionales de Lanzarote de Jaime Gil y Marta Peña. Hoy en día se sigue cosechando lenteja en Lanzarote, pero la mecanización es muy limitada por el tipo de cultivo, en enarenados. "Ahora Lanzarote es totalmente residencial y el agricultor es una persona que molesta, es como el contenedor de basura, en la casa del vecino pero no al lado", ironiza Caraballo.

"El nuevo agricultor no es el de hace cincuenta años, tienes un espacio muy limitado y hacer el cultivo de lentejas es muy difícil", explica Leandro. "Tiene que haber una política agraria que sea responsable y que analice cuales son las alternativas que tenemos. Necesitamos un cierto nivel de autoabastecimiento, además, la agricultura es también nuestro paisaje", recuerda Carballo. Un ejemplo claro está en las cebollas, "antes producíamos 20 millones de kilos y los mandábamos a Europa, ahora producimos 200 mil kilos y no entran en la cadena de comercialización porque ya las cadenas han comprado su producto fuera", lamenta.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?