Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 19 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Los últimos guardianes de la memoria

Cerca de una decena de combatientes del Euzko Gudarostea permanecen con vida, 80 años después de su disolución. Su testimonio impide que la memoria de la lucha contra el fascismo caiga en el olvido

Este lunes fallecía el conocido como 'último gudari' del batallón San Andrés, José Moreno Torres. Sin embargo, dicho apodo le venía por su proyección pública y no por ser, en efecto, el último de ellos que quedaba con vida. De hecho, alrededor de una decena de combatientes del Euzko Gudarostea, el ejército creado por el Gobierno Vasco durante la guerra civil, los conocidos como gudaris, continúan vivos.

A falta de un censo oficial, el trabajo del investigador vasco-chileno Mauro Saravia es lo más parecido que se puede hallar a un listado oficial. Saravia ha fotografiado a 27 gudaris y milicianos de la Guerra Civil para comprender lo que sucedió y preservar su memoria. Sus esfuerzos están plasmados en la exposición 'Azken Batailoia- El Último Batallón', que se inauguró en la Casa de Juntas de Gernika.

Según el experto, hay vivos al menos otros siete gudaris, con edades comprendidas entre los 97 y los 106 años, que lucharon en aquel ejército republicano del Gobierno Provisional de Euskadi, activo entre el 25 de septiembre de 1936 y el 26 de marzo de 1937.

Además, en 2018 mantuvo contacto con otros cinco. Sin embargo, su avanzada edad impide poder asegurar que estos últimos, con los que Saravia no ha podido contactar en las últimas horas, sigan con vida.

Aparte de estos doce posibles supervivientes, Saravia cuenta, además, a otros dos miembros del batallón Gernika, una unidad creada por el Gobierno Vasco en el exilio al final de la Segunda Guerra Mundial para combatir a las tropas nazis en Francia, en la ofensiva de Pointe de Gra­ve.

Un grupo de gudaris posa en el frente de guerra para hacerse una fotografía / Fundación Sabino Arana

¿Combatientes o gudaris?

En aquel batallón, el Euzko Gudarostea, que presidió el Lehendakari José Antonio Agirre, había luchadores de diferentes sensibilidades e ideologías, desde patriotas vascos hasta comunistas, republicanos o anarquistas que no se consideraban a sí mismos gudaris. Por ello, el investigador prefiere utilizar el término 'combatiente' para referirse a ellos.

Para conocer más acerca del trabajo de Saravia, se puede consultar su página web maurosaravia.com, donde se pueden visualizar imágenes de la exposición 'El Último Batallón' o ponerse en contacto con el investigador.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?