Martes, 27 de Julio de 2021

Otras localidades

HORA 25 HORA 25 Aimar Bretos dirigirá 'Hora 25' y Pepa Bueno será la nueva directora de 'El País'
A Copa Llena

Blanco sobre blanco

Se acaba de presentar en sociedad un gran vino blanco: Monopole Clásico Gran Reserva 2014. Riojano con el corazón "partío". Un pedazo de su alma "jarrera" (de Haro) pertenece a Sanlúcar de Barrameda, a Hidalgo - La Gitana. Es la recién estrenada versión superexclusiva de la marca de vino blanco más antigua de España, de bodegas CVNE

Familia de Monopole

Familia de Monopole / A Copa Llena

Sólo se han elaborado 778 botellas y con un precio de 100 euros cada una. Estamos hablando del recién estrenado Monopole Clásico Gran Reserva 2014. Una interesantísima reinvención del muy conocido blanco riojano que tiene nombre francés, y una pequeña parte de su alma sanluqueña. Monopole es la primera marca de vino blanco -no generoso ¡ojo!- registrada oficialmente en España y… ¡en toda Europa! Y lo hizo en 1915. La criatura nació en ese mismo año, 1915, en una bodega de Haro (La Rioja) fundada por dos hermanos bilbaínos -los Real de Asúa- y un par de socios más, unos años antes. A finales del siglo XIX, aquellos años en los que Haro y Jerez eran las dos grandes ciudades del vino. Villas realmente esplendorosas, las potentadas del vino, del jerez y del rioja. Tanto es así que ambas fueron las primeras capitales que pudieron disfrutar de alumbrado público en sus calles, antes que lo hicieran Madrid y Barcelona. Es verdaderamente interesante ver la importancia que el vino ha tenido en la historia marcando la configuración urbanística, social y económica de estas dos importantes ciudades. Y posteriormente de otros muchas capitales y regiones del país, claro… pero en aquellos años la aristocracia del vino estaba en Rioja y en Jerez, sin lugar a dudas

No es de extrañar por tanto que tanto Rioja como Jerez fueran, año arriba o año abajo, y dependiendo de fechas y aprobaciones de estatutos, reglamentos y demás burocracias de la época, los Consejos Reguladores de las Denominaciones de Origen más antiguos del país. Remontándose a los años 30 del siglo pasado.

CVNA Aldea del Vino / A Copa Llena

Para hacernos una idea de la importancia de la villa de Haro podemos constatar que sus vecinos –bodegueros o no; todos- presumían y se sentían sumamente orgullosos de su ciudad a la que colocaban directamente a la misma altura e importancia que París y Londres. Acuñaron una especia de slogan que repetían como un mantra y que aún es recordado por todos los lugareños y los que no lo son. Es esta expresión chauvinista que reza así: “¡Haro - París - Londres!”. (Estoy segura que Jerez era tan importante o más pero los jerezanos no presumían tanto, o al menos no lo decían a voz en grito…Lo dirían bajito y en inglés)

Bromas aparte, lo cierto es que por aquellos años aún no habían comenzado a establecerse las numerosas relaciones comerciales entre Jerez y Rioja, pero ambas eran ya muy poderosas e “iluminadas” (por aquello de las luces urbanas). Con el paso de los años conocidas firmas bodegueras de Jerez fueron comprando viñedos en Rioja. Osborne se expandió a tierras riojanas comprando en el año 1973 a la familia Navajas, propietaria de la bodega Montecillo en Fuenmayor. José Luis Navajas no tenía descendencia y decidió vender la bodega a la familia Osborne.

Monopole Gran Reserva 2014 / A Copa Llena

Más o menos por las mismas fechas, casi seguro que ese mismo año de 1973, la familia Domecq entonces propietaria de las famosas bodegas jerezanas, decidieron asimismo dedicarse también al tinto y crearon las bodegas Marqués de Arienzo en el municipio de Elciego (Alava), tierras de la rioja alavesa donde construyeron una gran bodega de nueva planta y adquirieron una enorme cantidad de viñedo. Tras los muchos avatares de la célebre firma jerezana, sus riojas, es decir, los Marqués de Arienzo se los quedaron la multinacional Pernod Ricard por un tiempo hasta que los vendió, más o menos hace 10 años, a Marqués de Riscal y otra firma riojana, bodegas Muriel. La marca Arienzo –que así se llama ahora porque la han “apeado” del título para no repetir tanto marquesado- ya no tiene nada que ver con Jerez. Pero sí precisamente también en el año 1973 se fundó en Ollauri la bodega Beronia. Unos cuantos amigos vascos de aquellos de las Sociedades Gastronómicas que nada tenían que ver con Jerez pero que pocos años después, más o menos en 1982 la vendieron a la jerezanísima bodega del Tio Pepe, González Byass y que sigue formando parte importante de esta gran familia de vinos.

Años después y con la azarosa trayectoria vitivinícola de Rumasa, Rioja y Jerez tuvieron bastante que ver con los Paternina, Franco Españolas, etc… actualmente ya desvinculadas, al menos oficialmente , de firmas jerezanas. La más reciente conexión Rioja - Jerez, es la de Bodegas Altanza, de Fuenmayor, y los magníficos vinos de la Colección Roberto Amillo, el ideólogo y padre de La Galería del Jerez. Riojanos de buena cepa que se han instalado en Jerez.

Pero la verdadera fusión Rioja – Jerez en una botella es la de Monopole, de bodegas CVNE. Vino blanco que nació en 1915, como apuntaba al principio de estas líneas y que en los años 70, cuando un enólogo de categoría llamado Ezequiel García, apodado “El Brujo” se incorpora a esta importante firma. Decidió que al blanco Monopole que ya llevaba más de 50 años con su botella verde y su blanca palidez de viura (la uva blanca riojana más extendida) se le podría dar un “puntito”, un pellizco que dirían los flamencos. Y ¿por qué no incorporarle un poco de manzanilla de Sanlúcar? Y así se hizo y además con una manzanilla de noble cuna, como correspondia a la nobleza de los Real de Asúa: una manzanilla de la prestigiosa firma Hidalgo La Gitana. Hasta bien entrado los años 80, este matrimonio palomino – viura, funcionó estupendamente. Era un caso único. Un vino blanco de Rioja que llevaba una parte de manzanilla de Sanlúcar.

Anuncio antiguo de Monopole / A Copa Llena

Pero al parecer, ni se decía ni se dejaba de decir. A muy poca gente le interesaba en aquellos años las entrañas de los vinos. No había frikies, ni sumilleres estrellas, ni prescriptores, ni blogueros. ni sherry lovers, ni “ná de ná”.. El vino de Jerez estaba pasando malos momentos y los blancos de Rioja tenían que ser jóvenes y afrutados, como adolescentes de Bertolucci.

Conclusión, el Monopole dejó de tener su pellizco de arte sureño, su poquita de sal sanluqueña… Hasta que felizmente el jerez se pone de moda, por lo menos entre sumilleres de relumbrón y periodistas (o prescriptores… como se nos quiere llamar de tan cursi manera). Y en el 2014, un Don Ezequiel, ya jubilado, es requerido por CVNE para que recree aquel Monopole con su poquita de manzanilla. Y la firma Hidalgo – La Gitana vuelve a dotar de su mejor manzanilla, la single vineyard Pastrana a la riojana CVNE para volver a darle un poco de pellizco a su Monopole. Desde entonces llamado Clásico y desde hace unos días –acaba de salir al mercado- llamado Gran Reserva 2014.

Termino como empezaba. Sólo 778 botellas. ¡!!Blanco sobre blanco!!!

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?