Sábado, 27 de Noviembre de 2021

Otras localidades

SER Historia: 'La vida cotidiana en las ciudades medievales'

Desde la Antigüedad las ciudades han ido superponiéndose a primitivos asentamientos. La ciudad de León, por ejemplo, recibe su nombre del campamento romano de la Legio VII (o quizá la Legio VI como apuntan algunos investigadores), cuyos restos y muralla que la fortificaban, aún se conservan en algunas partes de la ciudad.

SER Historia: 'La vida cotidiana en las ciudades medievales'

Muchas de las ciudades medievales adaptaron su funcionamiento y estructura a estos antiguos esquemas. Cualquier fundación ex novo, llevaba paralela la construcción de emplazamientos nuevos que dieran respuesta a las necesidades de la época. Para entonces, allá por el año 1.000, estas necesidades se reducían prácticamente al comercio y, sobre todo, a la religión. Ésta es la razón por la que muchas ciudades de origen medieval, como Valladolid, por ejemplo, hayan crecido al calor de tres fundaciones principalmente.

¿Cuáles son las características fundamentales?

En primer lugar tenemos una plaza para un mercado. En ella la población se nutría de todo lo necesario y podía comerciar con otras localidades cercanas con los excedentes de producción, agrícolas y manufacturados.

En segundo lugar era necesario levantar un cenobio, un lugar que acogiera a una agrupación de frailes, algo que estaba enormemente extendido en la Edad Media y que como un núcleo de población autosuficiente, era capaz de atraer a su alrededor todo tipo de gentes, comercios y, en definitiva, la energía necesaria para continuar el crecimiento del nuevo núcleo urbano.

Finalmente, como tercer ingrediente de cualquier fundación urbana, es lógica la presencia de una iglesia; un templo en el que todos los habitantes del lugar se reúnen para rezar en comunidad.

Retomando el caso del que hemos partido, la ciudad de Valladolid, los ejemplos de estos tres elementos son muy claros. Pedro Ansúrez, conde de Saldaña y Carrión, creó en el siglo XI la plaza del mercado, la actual Plaza Mayor, en donde levantó su palacio y la sede del concejo. El espacio ha perdido su valor comercial pero no su importancia como punto de encuentro de los habitantes de la ciudad. En segundo lugar, la fundación se encuentra la fundación de la colegiata de Santa María la Mayor, hoy desaparecida, levantada antaño detrás de lo que hoy es la catedral, y de la que solamente se conservan unas pocas arquerías y unos cipreses que reconstruyen la antigua columnata del templo. Finalmente, la primera iglesia de la ciudad fue Santa María de la Antigua, a pocos metros de ese cenobio hoy desaparecido.

SER Historia 123 Vida en la Edad Media 4-12-2011

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?