Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 17 de Octubre de 2019

Otras localidades

"Veo a Jon Snow en el Trono de Hierro y llorando la muerte de Daenerys"

Hablamos con Cristina Macía, una de las pocas españolas a las que George R. R. Martin saluda por su nombre

Daenerys junto a su equipo de confianza. /

Cristina Macía vive en Gijón, se gana la vida como traductora y ya ha publicado varios libros de recetas de cocina. Hasta ahí, todo normal. Pero Macía también es una de las pocas españolas a las que el creador del universo Juego de Tronos, George R. R. Martin, saluda por su nombre. Un privilegio que se ha ganado a pulso traduciendo cientos de páginas al español —todas las de la saga Canción de hielo y fuego, concretamente—, y que incluso les ha llevado a compartir mesa y mantel. "¡Le dimos a probar el cordero a la estaca!", recuerda.

Macía se muestra muy paciente y comprensiva con el ritmo de publicación de Martin, pero Danza de dragones se publicó en España en 2012 y desde entonces, claro, le ha dado tiempo a hacer otras muchas cosas: más recetas, traducciones feministas o sobre Stranger Things... El próximo lunes, eso sí, aparcará todo lo que haga falta para reencontrarse con Jon Snow, Cersei Lannister, Daenerys Targaryen, Arya Stark, el Rey de la Noche y compañía.

¿Qué supone para ti el final de Juego de Tronos?

Yo soy megafan. Soy friki y estoy desesperada. ¡Necesitamos verlo ya!

Estabas acostumbrada a saber qué iba a pasar...

Con la última temporada ya no iba por delante. Iba al mismo ritmo que todo el mundo y me lo pasé igual de bien que todos.

Cristina Macía, el día de su boda. / CM

¿Tienes pensado dónde, cómo y con quién vas a ver el estreno ?

Con mi marido, que es muy divertido. Antes, cuando al pobre le venía todo de nuevas, más aún porque llegaba la boda roja y le podías poner una cámara para grabarlo y compartrlo con los amigos. ¡Qué risa! Pero ahora ya estamos en igualdad de condiciones, por lo que no me siento tan especial. Y me temo que tendré que verlo en Oporto porque vamos a dar una charla sobre la cocina del futuro, así que tendremos que buscar algún sitio.. Pero verlo, lo voy a ver fijo porque si no, al día siguiente, te comes todos los 'spoilers' en Facebook.

Ya estamos muy cerca del final...

Bueno, es el final de la serie de televisión, pero tenemos los libros, los cómics, los juegos, los foros en los que discutimos teorías, las precuelas, los libros paralelos... Y ahora acaba la serie, pero George R. R. Martin ya ha dicho que puede haber cambiado de opinión sobre unas cuantas cosas y que puede haber sorpresas, así que estamos encantados.

¿Confías en que se publicarán más libros, entonces? Porque Martin ya tiene una edad y circulan muchos rumores sobre su salud...

¡Es extremadamente joven! Tiene sesentaipocos años, no nos pasemos. Y está perfectamente de salud. Lo que pasa es que la gente es muy pelma. En cuanto el 'frikiansioso' se acaba el libro ya quiere que salga el siguiente... ¡No me toques los pies! En la librería Gigamesh de Barcelona llevan la cuenta de cuánta gente les ha preguntado cuándo sale el siguiente libro. ¡Pero es que empezaron un día después de la publicación de 'Danza de dragones'! La gente quiere saber, pero las cosas llevan su ritmo... Cuando Conan Doyle publicaba las aventuras de Sherlock Holmes, que era el gran fenómeno de la época, ¿la gente se ponía tan pesadita? Me pregunto si lo de ahora se debe a las redes sociales...

¿Has coincidido con George R. R. Martin, últimamente?

Bueno, nos vimos en la Worldcon de Helsinki en 2017. En la fiesta de los perdedores de los Hugo, que es todo un clásico... Y este año hemos coincdido en la Worldcon de Dublín y en la Eurocon de Belfast... Pero no: no le voy a preguntar cuándo sale el libro [risas].

Cristina Macía, en una charla junto al actor Miltos Yerolemou (Syrio Forel). / CM

Ya debéis de ser colegas, ¿no?

A ver, colegas no. Nos conocemos y nos saludamos por el nombre. Pero tampoco es que comamos del mismo plato ni que paseemos de la mano...

No parece que en la última temporada de Juego de Tronos vaya a haber mucha cocina...

Sí, me parece que va haber más bien poca porque que no van a tener mucho tiempo... En la temporada pasada, desde luego, se pasaban el día de aquí para allá.

¿Tienes tu propia teoría sobre el final?

La tengo, pero ya la he cambiado cinco veces. ¿Cuál quieres: la de hoy o la de la semana pasada?

La de hoy ya me viene bien...

Veo a Jon Nieve sentado en el trono y llorando la muerte Daenerys, que es una pelmaza. Todos queremos que mueran nuestros personajes menos favoritos [risas]...

Como traductora de la saga, ¿qué ha sido lo más difícil?

Las profecías siempre me generan mucha angustia porque, claro, la formulación es clave. Están escritas en un inglés voluntariamente ambiguo para que luego puedan significar una cosa u otra muy diferente. Así que, cuando me encuentro con una, siempre dudo porque no sé cómo lo va a resolver el autor...

Lo de Hodor tuvo que doler...

Sí, pero eso es lo que es y no tiene solución buena. El problema de las profecías es la ambigüedad constante.

Sevilla acogerá en mayo el primer congreso académico sobre Juego de Tronos. ¿Recuerdas alguna otra creación cultural que haya dado tanto de sí?

Es lo que te decía, ha llegado a un nivel brutal. ¡Está tocando todos las áreas de la cultura! Tienes a Pablo Iglesias regalando los DVD en plan chiste, pero también un congreso universitario; libros de cocina y libros de filosofía... Es la primera vez en la historia que tenemos algo tan polivalente.

Más allá de quién vaya a acabar sentándose en el trono de hierro, ¿tienes algún personaje favorito?

¡Arya! ¿Quién puede no adorar a una psicópata? Antes lo era Tyrion, pero se ha puesto muy pelma y muy machista. Me siguen encantando sus diálogos, pero él no tanto. Arya, en cambio, es maravillosa...

¿En qué medida ha contribuido Juego de Tronos a fortalecer la lucha feminista?

Que la serie más vista y compartida de todos los tiempos tenga unos personajes femeninos tan brutalmente fuertes aporta mucho, claro. Además es maravilloso que no todo sean positivos porque no hay nada más machista que reducir los personajes femeninos a un canon de bondad y belleza. Pero a veces la gente no entiende que, al menos en los libros, cada capítulo está escrito bajo la perspectiva de un narrador no fiable, de manera que si, por ejemplo, Tyrion describe una violación y no la desaprueba, puede haber gente que piense que George R. R. Martin es machista. A veces me sorprende que tengamos que aclarar estas cosas...

Los rodajes de Juego de Tronos también están teniendo repercusión en el turismo. A veces, incluso demasiada...

Si lo gestionas mal, siempre puede haber un efecto negativo. Imagínate que en el Alcázar de Sevilla empezasen a poner personajes disfrazados de dornienses... Ahora que vamos a Oporto, por ejemplo, sé que la librería donde se rodaron las escenas de Harry Potter ya no es una librería porque no han podido soportar el exceso de turismo. Todo depende de cómo se gestione porque en Croacia, por ejemplo, sí ha servido para levantar el país.

¿No le has susurrado a ningún productor de HBO que podrían rodar en Asturias?

¡Ya me gustaría! A George R. R. Martin le dimos a probar el cordero a la estaca, pero de momento no parece haber surtido efecto.

Tras el final de Juego de Tronos va a haber mucha gente que se sienta huérfana. ¿Le recomiendas alguna otra saga de libros o una serie?

La mejor vacuna para el hambre de George R. R. Martin es poner un poco de Brandon Sanderson en tu vida. El otro día anunciamos que venía al Celsius y fuimos 'trending topic'. ¡Es una locura! Aún no le han hecho una serie, pero cuando se la hagan... Sus historias de fantasía son brutales y además es un autor muy productivo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?