Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 22 de Agosto de 2019

Otras localidades

Celia Ojeda: "El 30% de la superficie de los oceanos debería estar protegida para 2030"

El buque Esperanza de Greenpeace estudia el impacto de los plásticos y del calentamiento global en el Triángulo de las Bermudas

El Triángulo de las Bermudas ha sido siempre un lugar misterioso porque muchos barcos y aviones desaparecían sin dejar rastro. Ahora volvemos a ese lugar por un motivo distinto, se trata de uno de los 5 puntos oceánicos del planeta más contaminados. El mar del Sargazo, que se encuentra allí, es muy especial por el alga que lo habita: el sargazo. Este alga se agrupa en una especie de islas donde otros seres vivos se refugian.

Greenpeace ha iniciado el tercer tramo de su expedición "De polo a polo" para estudiar el ecosistema en el mar de los Sargazos y documentar la magnitud del problema ecológico al que se está enfrentando. En el buque Esperanza un grupo de científicas muestrea la temperatura del agua o la presencia de microplásticos. Celia Ojeda, doctora en Biología Marina y portavoz a bordo nos cuenta que "nadie conoce muy bien el estado del sargazo porque estamos en medio de la nada. Es muy difícil investigar".

El sargazo está amenazado por varios factores, por un lado "los ferrys la parten y entonces rompen de alguna manera su componente, porque cuanto más grandes más protección ejercen", y por otro la contaminación: "en solo 20 minutos se nos llenó la red de microplásticos", explica Celia.

La solución "está en manos de las Naciones Unidas", dice Ojeda, que añade: "el 30% de la superficie de los oceanos debería estar protegida para 2030". Lo que Greenpeace propone es la creación de santuarios marinos, que "son muy importantes porque son una fuente de recurso natural y de biodiversidad para el resto de los océanos". No solo eso, también creen que hay que "gestionar de una manera sostenible el 70% restante".

Estrellas de mar: el enemigo de las mariscadoras

El cambio que están sufriendo los océanos por el cambio climático y la contaminación de las aguas es algo global que afecta a todo el planeta. En Pontevedra, una plaga de estrellas de mar se ha convertido en el enemigo de los mariscadores. Estas criaturas se alimentan de navajas o almejas, dejando la ría sin marisco.

María del Carmen Vázquez, patrona mayor de la cofradía de Lourizan en Pontevedra habla con nosotros para contar que "en febrero empezó a aparecer la cantidad tan grande como para llamarle plaga" porque "se multiplica por sí misma". No es lo único fuera de lo normal que ha sucedido por allí: "en las propias rías están pasando cosas sorprendentes, están apareciendo especies que nunca se habían visto".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?