Miércoles, 08 de Julio de 2020

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

Un país dentro de la ciudad

Mercamadrid nos abre las puertas por primera vez desde que se blindaran por la pandemia.

Juanjo Millás durante un momento de su visita a la nave de pescado de Mercamadrid

Juanjo Millás durante un momento de su visita a la nave de pescado de Mercamadrid / Josetxu de Miguel / Mercamadrid

“Te va a encantar. Es una ciudad, del tamaño de Mónaco, con su propia organización, sus propias normas, sus grandes avenidas, sus tiendas. Lástima que hayamos venido tarde”… Le miro de reojo pero no digo nada. Todavía tengo la lengua pegada al paladar. Nos hemos levantado a las 4 de la madrugada. Son las 5 y… ¿Llegamos tarde? Juan José Millás debe estar bromeando. Pero no, “aquí se vive de noche. No paran de llegar camiones, se aculan y quedan como si fueran tetas de una gran cuerpo” No me lo he imaginado, acaba de de utilizar tetas y culo en una sola frase para hablar de lo funcional es la manera que tienen los camiones de descargar su mercancía a través de las rampas y las grúas que se mueven como una sinfonía, con el movimiento justo. Sin chocar con nada ni con nadie.

Dice Juanjo que a estas horas ya está “todo el pescado vendido”, pero es una forma de hablar. Aunque está todo colocado todavía queda mucho por hacer. Piezas que jamás he visto en una pescadería: corvinas de metro y medio, cigalas enormes, virreyes que nos cuentan son más caros que los besugos, sanmartiños (o san pedros, como los llaman en Madrid)… Mira qué belleza, qué belleza, qué fresco todo”. La nave de los pescados y mariscos es del tamaño de seis campos de fútbol. El suelo está mojado, todo brilla, “es extraño, pero parece que estamos rodeados de vida”, y huele bien. Seis campos de fútbol llenos de pescado y huele bien.

Una vez que se han recogido las cajas y se ha guardado el producto que haya podido sobrar, se limpia y a continuación se pasan las máquinas desinfectando con un líquido especial aprobado por sanidad. Mención especial a Gaya, el águila que lanzan a espantar a las gaviotas que se acercan al olor del rico pescado. Es la nueva normalidad. Junto con las mascarillas, los geles hidroalcohólicos y los saludos con los codos entre compañeros. No acabo de acostumbrarme.

Hace tres meses que tendríamos que haber hecho este reportaje. Pero el virus lo cambió todo y esta gran plataforma de distribución decidió blindarse para protegerse y poder garantizar el abastecimiento de productos frescos en los mercados. Y Funcionó. Durante este tiempo no han parado. Como siempre, las 24 horas del día, seis días a la semana. Pero diferente, “hemos funcionado como una gran familia, con responsabilidad, ha sido increíble la solidaridad y generosidad que han mostrado todos”. Ainhoa García, Directora de Relaciones Externas, se refiere especialmente a las personas que se ocupaban de las cafeterías y restaurantes que tuvieron que cerrar pero que no dudaron en llevar todos los días comida y bebida para que los transportistas pudieran recobrar fuerzas tras los largos viajes que hacen cada día. El gran protagonista: el caldo. “No te imaginas el frío que hace aquí en Marzo”. Por las cifras nos hacemos una idea: 15.000 bocadillos repartidos, 1.300 litros de caldo, 10.000 cafés servidos, 3.200kg de fruta, 5.200 zumos y 15.792 botellas de agua...

Controles de temperatura y más personal de limpieza: el día a día en las grandes distribuidoras de alimentos

Los trabajadores y directores de las principales plataformas de venta a minoristas del país nos cuentan cómo es el día a día con las nuevas medidas de seguridad

La solidaridad también se ha notado en la delegación que el Banco de Alimentos tiene en Mercamadrid. En un mes y medio tuvieron que gestionar más de 600 mil kilos de comida para poder atender a las 45 mil nuevas peticiones de ayuda alimentaria.

Apenas han tenido casos positivos. Pero el “otro virus” sí ha hecho mella entre la mayoría de los empresarios de los sectores de carnes y pescados. Su mayor volumen de ventas depende de la restauración. Casi todos han hecho ERTES pero empiezan a ver la luz al final del túnel y esperan, en breve, recuperar a sus trabajadores.Empezamos a recibir nuevos pedidos” Dice Julia en su puesto de congelados de tercera generación.

¿Cuánto has engordado en el confinamiento?

Cada persona que no ha subido ni un gramo implica que hay otra que ha engordado cinco kilos en la intimidad

Menos lo han notado los que trabajan con frutas y verduras. “La gente ha comprado más de lo que esperábamos. Nuestro porcentaje de canal Horeca (Hostelería, restauración, cafetería)es muy bajo” Además la tendencia en la que están trabajando desde hace tiempo se basa en el producto de kilómetro cero, de proximidad. Incluso eliminando intermediarios. Aunque no paran de pensar formas nuevas para que sus productos entren en nuestra casa: frutas joya, verduras de temporada, enlazar campañas de una misma fruta de países distintos, injertos que crean variantes… Y así vamos recorriendo las cuatro naves llenas de colorido por dentro y por fuera, de aromas de fresas, cerezas, melocotones, acelgas… Y plátanos, que tienen su particular cámara a la que llegan verdes y duros como un corcho y de la que salen maduros tras un particular proceso que, los maduradores de plátanos, llevan utilizando 50 años.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?