Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 01 de Abril de 2020

Otras localidades

El juez deja en libertad a tres de los primeros detenidos por el 11-M

Ante la "debilidad de los indicios" que contra ellos aparecen en la causa

El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo dejó hoy en libertad a Mohamed Chaoui, Mohamed Bekkali y Abderrahim Zabak, tres de los primeros detenidos en relación con los atentados del 11-M, informaron fuentes de la investigación.

La libertad de estas tres personas, según las fuentes consultadas, se produjo a petición de la fiscal Olga Sánchez ante la "debilidad de los indicios" que contra ellos aparecen en la causa, ya que, a pesar de que en un principio se les consideró como presuntos autores materiales de los atentados, no han sido reconocidos con firmeza por ninguno de los pasajeros de los trenes.

Chaoui y Bekkali fueron detenidos en Madrid el pasado 13 de marzo, sólo 48 horas después de los atentados, junto a Jamal Zougam, uno de los supuestos autores materiales de la masacre, e ingresaron en prisión cinco días después acusados, como éste, de pertenencia a banda armada, 190 asesinatos consumados, otros 1.430 en grado de tentativa y cuatro delitos de estragos terroristas.

VALDEMORO Y SOTO DEL REAL

Desde entonces, el primero permanecía ingresado en la prisión de Valdemoro y el segundo en la de Soto del Real, ambas en Madrid.

En esta última cárcel estaba también Abderrahim Zabak, químico de formación, detenido el 17 de marzo y acusado de los mismos delitos que los anteriores.

Durante su declaración ante el juez, Chaoui, hermanastro de Jamal Zougam, insistió en su inocencia y relató que la mañana de los atentados se despertó a las 9.45 y que en la cama de al lado se encontraba durmiendo su hermano, a pesar de que reconoció que no mantienen mucha relación porque ambos son muy diferentes y porque Jamal es "muy religioso".

BEKKALI Y ZABAK

Por su parte, Bekkali proclamó su inocencia a gritos y explicó que en la mañana del 11 de marzo un compañero de piso le despertó a las 10.55 y le comunicó que se había producido un atentado en Atocha.

Diez minutos más tarde, continuó Bakali en su declaración, ya se encontraba en su puesto de trabajo en un locutorio situado en el barrio madrileño de Lavapiés del que era propietario Zougam.

Por su parte, Zabak, químico de formación y nacido en Tánger en 1971, compareció ante el juez el pasado 22 de marzo y abandonó llorando las dependencias del Juzgado después de conocer las imputaciones que pesaban sobre él.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?