Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

El juez descarta que los confidentes implicados en el robo de los explosivos informaran a la policía antes del 11-M

Levantado en parte el secreto de sumario de la investigación sobre el suministro de los explosivos

El juez del 11-M, Juan del Olmo, ha hecho público a mediodía el auto en el que dicta la libertad para tres de los últimos detenidos por el caso. En este auto, el magistrado asegura categóricamente que los confidentes implicados en el robo de explosivos no informaron a la policía antes del 11-M.

Lo que consta en el sumario es lo que vale, dice el juez Juan del Olmo, y la policía y la guardia civil nunca tuvieron información previa de sus confidentes sobre los preparativos del atentado del 11 de Marzo en Madrid.

El magistrado es categórico al asegurar que la actuación policial fue ponderada en todo momento y que ninguno de los confidentes-narcotraficantes informó o transmitió dato alguno a estos dos cuerpos policiales sobre los preparativos, intenciones o actuaciones que podrían estar realizando "sus conocidos" en referencia a los terroristas.

'LOS MORITOS', EXPLOSIVOS O DROGAS

El auto del magistrado desvela las conversaciones mantenidas por estos dos confidentes, José Emilio Suárez Trashorras y Rafael Zuhier, y a renglón seguido, el juez sentencia que ninguno de los dos ha dicho, en sede judicial, que antes del 11 de Marzo hubieran informado a los investigadores sobre alguna operación relativa a los atentados de Madrid.

El propio Suárez Trashorras lo reconoce en su declaración: "Nunca le he dicho a la policía que 'los moritos' estaban interesados en explosivos, la única información que les di a los policías de Avilés fue que se estaban dedicando al tráfico de drogas por la zona de Cantabria".

Otro dato que avala que los confidentes nunca alertaron a la Guardia Civil antes del 11-M, lo evidencia la conversación telefónica grabada entre Rafael Zuhier y su contacto en la Benemérita; una conversación recogida el 17 de Marzo, seis días después del atentado.

"'EL CHINO', UN PIBE RADICAL"

El delincuente reconoce, en tono asustado, que es la primera vez que le habla de él, en referencia a Jamal Amidan, alias 'El Chino', y deja entrever que puede tener relación con el atentado de Madrid. "Aquí puede haber cacho", le dice a la Guardia Civil, porque está muy interesado en lo de los teléfonos y detonadores. El confidente cree tener localizado al 'Chino' y advierte al investigador que debe de tener cuidado porque "es un pibe muy raro y muy radical".

Los dos confidentes siguen en prisión y el magistrado reconoce que tanto el comisario jefe de Avilés como el Comisario general de información ya declararon sobre estas supuestas confidencias. Según fuentes judiciales, la policía ha dicho la verdad y los delincuentes así lo reconocen ante el juzgado, el único sitio donde valen las pruebas de cara al juicio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?