Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 21 de Noviembre de 2019

Otras localidades

El tapón mental del vino

¿Sabe igual un vino sin la ceremonia del descorche?

"El tapón de corcho tiene la propiedad de permitir la crianza del vino en la botella". /

Actualmente hay tres tipos de cierre para las botellas de vino: corcho, silicona y rosca. El sistema de rosca, como la silicona, suele usarse para envasar vinos jóvenes porque ayuda a mantener sus aromas. El tradicional tapón de corcho, en cambio, es ideal para que el vino envejezca en la botella. Todo tiene sus pros y sus contras pero ¿se guían los fabricantes siempre según esta lógica o intervienen también los tapones mentales?

Más información

"Los consumidores están acostumbrados a algo. Eso es importante", refiere Meritxell Falgueras, colaboradora de Tinta de Calamar y autora de Presume de vinos en 7 días (Salsa Books). "Cuando la gente que bebe vino habitualmente ve una botella con tapón de rosca se extraña y duda de su calidad", añade Isabel López de Murillas, enóloga del grupo Príncipe de Viana, del que forman parte las Bodegas Príncipe de Viana y Finca Albret. "En España se asocia el tapón de rosca a un vino malo porque son los utilizaban nuestras madres para cocinar".

Príncipe de Viana usa el tapón de rosca en algunos vinos jóvenes pero solo para los mercados europeos que lo demandan: Holanda, Reino Unido, Alemania...

Ventajas e inconvenientes

El tapón de corcho tiene la propiedad de permitir la crianza del vino en la botella, ya que estos tapones van a permitir al vino que transpire y que el oxígeno se mezcle constantemente con el el líquido. Según Manel Pretel, portavoz de la empresa catalana Cork, el corcho ayuda a completar el vino. "Es como si estuviera en una barrica".

Pero el tapón de corcho también puede puede dar problemas. La trasmisión de una macropartícula llamada TCA o Tricloroanisole, por ejemplo, hace que el vino sepa a cartón o corcho, según explica Meritxell Falgueras. Por eso, cuando se da a probar un vino en un restaurante, lo que el camarero quiere confirmar es que el vino está en buen estado. Cabe aclarar, de todas formas, que esa molécula no es perjudicial para la salud.

Por otro lado con el tapón de rosca se consigue que un vino joven que, en principio, va a consumirse a corto plazo, mantenga todos los aromas. La rosca ayudará a mantener una textura más fresca y juvenil, debido a que el cierre es más hermético.

En la bodega Prado Rey usan el tapón de rosca sin complejos. Su director, Fernando Rodríguez de Rivera, asegura que para los vinos jóvenes que no precisan crianza en una botella se puede utilizar perfectamente porque ayuda preservar las propiedades del caldo hasta el momento de su consumo. Esta bodega de Ribera de Duero, de hecho, acaba de lanzar una apuesta por la tendencia de los blush wines californianos, sonrosados, estivales y muy aromáticos, embotellando el producto con tapón de rosca.

Pero este sistema también tiene inconvenientes porque un mal embotellado puede estropeando el vino, sobre todo si es rosado. Según Isabel López, una de las diferencias más importantes entre los tapones de rosca y corcho es que con los primeros cualquier vino se van a mantener de la misma forma, sin evolucionar, mientras que con el corcho la calidad del vino puede ir variando.

Un futuro de rosca y corcho

España es el segundo país que más corcho produce, solo por detrás de Portugal. Extremadura y Andalucía están a la cabeza, en lo que a extracción se refiere, y Cataluña es la región donde más se trasforma el material para su posterior uso en la industria alimentaria y de bebidas.

¿Crecerá la presencia de los tapones de rosca, a largo plazo? Meritxel Falgueras, que publicará en breve la versión en castellano de Els vins de la teva vida, con prólogo de Andrés Iniesta, asegura que los consumidores mediterráneos son más reticentes, a la hora de consumir vinos que no lleven corcho, pero Manel Pretel cree que, si el tapón de rosca se desarrolla en el mercado español, cabe hablar de "refrescos", más que de vino. La sumiller Isabel López apuesta por unos tapones de corcho cada vez de más calidad, con los de silicona y rosca como sistema de elección para los vinos más jóvenes y comerciales.

¿Y dónde queda el tetra brik? Según Merixel Falgueras, el cartón y el buen vino son conceptos incompatibles. Y eso "por no hablar del glamour". Isabel López añade que es "difícil" emplear este otro sistema porque propician un proceso de transformación muy rápido no comparable con la botella de vidrio. "El vino, así, va a tener una vida muy acelerada".

Más recetas y noticias gastronómicas | Gastro, en Facebook | @GastroSER, en Twitter

Play Gastro #06: cerveza y monjas cocineras (25.04.13)

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?