Gastro

La oportunidad 'halal'

Algunos empresarios españoles están empezando a explotar las posibilidades turísticas y alimentarias de un mercado formado por más de mil millones de personas: el musulmán

"Los detalles marcan la diferencia" (José María Santana). / C. G. CANO

Córdoba

José María Santana no habla árabe, pero eso no le ha impedido plantarse en Dubái y vender más 27.000 botellas de mosto gasificado… ¡a 800 euros la unidad! No un mosto cualquiera, claro. La botella recuerda a un champagne francés y la etiqueta anuncia que contiene polvo de oro. “Los detalles marcan la diferencia”, asegura.

El empresario canario sabe que en el mundo hay más de mil millones de musulmanes y que muchos de ellos forman parte de la clase media de Indonesia, Singapur, EE UU o Reino Unido. Sabe también que la gran mayoría hacen sus compras en pequeños comercios regentados por musulmanes porque la gran industria alimentaria, por el momento, ha desatendido el sector.

Escucha la entrevista a Paco Morales a partir del minuto 42. / C. G. CANO

“Quedan pocos segmentos con tantas oportunidades de negocio”, señala Santana. Su empresa Elite People se está especializando en alimentación halal. Es decir, ni alcohol ni nada que contenga cerdo u productos vetados por el Corán: sangre, animales que reptan, aves con garras… Todo lo que no es haram (lo prohibido), es halal (lo permitido).

“Hemos analizado las tendencias de consumo en el mercado musulmán, que es worlwide, y ahora sacamos una línea de snacks”, afirma sonriente. “Patatas fritas, nueces, cacahuetes... La garantía halal garantiza una trazabilidad excelente porque sabemos qué han comido o cómo se han procesado los animales”.

Santana participó a finales de marzo en el Congreso Internacional Halal, una cita que reunió en Córdoba a expertos del sector financiero, turístico o alimentario procedentes de todo el mundo y en la que también pudo degustarse gazpacho halal, cecina halal elaborada en Astorga o el cordero (también halal) que Paco Morales cocinará, sobre arena del desierto, en su nuevo restaurante Noor.

Demostración de cocina 'halal'.

“El triángulo Córdoba-Granada-Málaga cuenta con un gran potencial turístico, pero muchos musulmanes no tienen dónde comer”, señala el chef. En su carta tiene previsto incluir platos halal, al igual que otros aptos para vegetarianos o celíacos. Un detalle sencillo, pero poco frecuente en los restaurantes españoles. Londres, en cambio, cuenta con un restaurante con estrella Michelin que 100 % halal: el Benares.

Otra de las ponentes del congreso, Flora Sáez, de la agencia de viajes Nur And Duha, especializada en turismo halal, explica que los musulmanes que visitan España proceden, sobre todo, de Marruecos, Turquía e Indonesia. Turistas interesados en el la Mezquita o la Alhambra y, casi al mismo nivel, en el Camp Nou o el Bernabéu.

Gazpacho 'halal'.

“España es el tercer país más visitado del mundo, pero si nos fijamos solo en los turistas musulmanes, ocupamos el noveno puesto del ranking de estados occidentales, ¡por detrás de Bélgica!”, señala Sáez. ¿Por qué tanta diferencia? “A estos países no podemos venderles sol y playa. Falta promoción y servicios halal, sobre todo en alimentación”.

José María Santana insiste en que los países musulmanes son “países abiertos” en los que, si entras con “respeto, calidad y una política de precios ajustada”, hay mercado. “España está consolidada como marca de calidad”, añade. El Mundial [de fútbol] ayudó mucho y el Barça y el Madrid son nuestros mejores embajadores. Además sienten un gran arraigo hacia Andalucía. Hay que aprovechar esa buena imagen y adaptarnos a su psicología”.

“Allí dicen que lo que sale por la tele no es la realidad. Y cuando coges un avión y vas, te das cuenta de que es cierto. No nos ponen la vida normal de un país: niños que van al colegio, mujeres compran en el supermercado, hombres que trabajan… ¡Son gente con cultura, con riqueza y con consumo!”, afirma el empresario canario.

“Una de las grandes aportaciones del Congreso Internacional Halal ha sido demostrar que tenemos intereses en común”, sentencia Flora Sáez. “Lo que no consiguen otras cosas, lo hacen posible los negocios. El enriquecimiento mutuo es una buena forma de romper esquemas”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad