Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 23 de Agosto de 2019

Otras localidades

Gïk Live: el vino azul

Cinco veinteañeros lanzan Gïk Live, un vino de color azul producido con pigmentos naturales

El color del vino procede de un pigmento natural presente en el hollejo de la uva. /

Que un grupo de veinteañeros haya producido un vino de color azul parece la consecuencia de un reto del tipo a-que-no-hay-huevos. Pero no. “Aunque podría haber sido así perfectamente”, reconoce Aritz López entre risas, “simplemente teníamos ganas de agitar las cosas”.

“El mundo del vino nos parecía ideal porque lleva siglos sin cambiar”, cuenta este bilbaíno de 22 años y estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas. “No nos gusta el áurea del que se rodea, esa obsesión por la denominación de origen o que parezca que solo unos pocos están preparados para disfrutarlo. Nosotros somos expertos en te gusta / no te gusta”.

El desarrollo del producto –algo más complejo que una simple adición de colorante azul– ha contado con el apoyo de la Universidad del País Vasco y la empresa AZTI Tecnalia: “Trabajamos sobre una base purpúrea de vino elaborado con uva blanca y uva tinta, pero luego descubrimos que la piel de la uva tiene un pigmento azul llamado antocianina, y luego otro más, llamado indigocina”.

"Nosotros somos expertos en te gusta / no te gusta”. / GIK.BLUE

Gïk Live salió al mercado hace solo ocho meses, pero ya han producido más de 15.000 botellas, distribuidas sobre todo en Madrid, Barcelona, el País Vasco y, en general, las zonas turísticas de costa.

“A la gente, o le encanta o lo odia”, señala el responsalbe de comunicación de la empresa. El precio de una botella es de 10 euros, pero el pack de 6 sale por 42.

El color de la idea procede de una teoría del mundo empresarial, la estrategia del océano azul de W. Chan Kim, y es que ninguno de los socios –entre los que hay también un diseñador, un ingeniero y una química– tenía ningún tipo de vínculo con el mundo del vino. “De hecho, a ninguno de nosotros nos gustaba el vino, así que decidimos hacer algo que nos gustara”, señala Aritz López.

Por el camino se han topado con opiniones muy críticas, como ya sucedió cuando David Muñoz y Javier Arroyo, de DiverXo, hablaron de los vinos aliñados en Madrid Fusión: “Alguna persona ha calificado nuestro producto de blasfemia, pero no nos importa blasfemar”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?