Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 23 de Octubre de 2019

Otras localidades

El navarro que le pone música rock a las calabazas gigantes

Rubén Mendi ha ganado el concurso de Calabazas Gigantes de Valtierra con una de 990,5 kilos

Las calabazas gigantes pueden llegar a crecer 25 kilos al día. /

Todo empezó con un concurso local celebrado en Valtierra (Navarra) hace 10 años. Rubén Mendi participó con una calabaza gigante de 60 kilos y se quedó a pocos gramos del campeonato. Pero esa derrota, lejos de ser amarga, se convirtió en el acicate de una afición que, desde entonces, como ha contado en la sección Siempre pensando en lo mismo, de Hoy por hoy, no ha dejado de crecer.

Este año, de hecho, Mendi ha ganado el concurso de Calabazas Gigantes de Valtierra con una de 990,5 kilos, lo cual le ha servido para marcar un nuevo récord de España y liderar el ránking mundial del año. De hecho, si nadie le supera en los concursos que se celebran en EEUU este mes, se proclamará campeón del mundo.

Las calabazas de la variedad Atlantic Giant no son fáciles de cultivar. Desde que se siembra hasta que se recogen, en otoño, pasan solo cuatro meses. Pero hay días en los que una calabaza puede crecer hasta 25 kilos. ¡Más de un kilo por hora!

Una de las claves es el riego. Las calabazas gigantes, de hecho, son tan acuosas —y poco sabrosas— que normalmente solo se destinan a la alimentación del ganado. Pero Rubén Mendi tiene sus propios trucos y uno de ellos consiste en ponerles música. Al principio, según cuenta, lo intentó con la clásica, pero luego se pasó al rock. "Así alejamos a las alimañas. A las de dos patas y a las de cuatro", dice.

Rubén Mendi, con su calabaza gigante de 990,5 kilos. / CORTESÍA DE RUBÉN MENDI

Su pasión le ha llevado a cruzar Europa conduciendo con una enorme calabaza en el remolque (en 2017 quedó tercero en el Campeonato del Mundo celebrado en Alemania) y, gracias a sus cucurbitáceas, también viajará pronto a Las Vegas. Pero Mendi sabe que áun hay margen de mejora porque el récord del mundo sigue en manos del belga Mathias Willemijns, con una calabaza de 1.191 kilos.

Al agricultor navarro le gusta Halloween, como no podía ser de otra manera, y colabora en la decoración del pueblo con algunas de sus calabazas. Pero si se trata de comer, no duda: "Los mejor son las croquetas de calabaza".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?