Viernes, 05 de Junio de 2020

Otras localidades

Perversiones Gastronómicas

La mentira del atún

Jose Berasaluce

Mi perversión hoy es para los atunes. El atún siempre fue un gran pez de mucho rendimiento, fácil de comer, sin espinas y al servicio de la industria conservera. Incluso hace 50 años era un pescado que no formaba parte ni de la dieta ni de los buenos restaurantes.

Hoy está en todas las cartas de muchos establecimientos desplazando el prestigio de otros pescados de roca que dejan de comerse porque el pescado sufre también el destino de los caprichos y las modas.

Toda la Janda piensa que el atún rojo es un producto reclamo que le da un respiro primaveral a la deprimida comarca pero, en realidad, solo nos conformamos con las migajas del codiciado pez porque todo el valor se lo llevan los otros.

Las compañías almadraberas explotan un caladero cuya mayoría de capturas son exportadas al mercado japonés y es inversamente proporcional a la capacidad real de poder desarrollar una verdadera industria. Si nosotros solo extraemos, producimos y los nipones transforman, venden y le dan valor internacional, ¿de qué tenemos que estar orgullosos nosotros?

Es tal la demanda, la invasión del atún en todas clase de bares y restaurantes, de turistas que quieren ver un ronqueo, de interminables rutas, de gente ansiosa por un tarantelo que mucho me temo que estamos importando atunes de la misma forma que Galicia importa todo su marisco, convirtiendo el destino gastronómico en una mentira para turistas.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?