Últimas noticias Hemeroteca

Los siete mitos alimenticios que creías que eran saludables

Aitor Sánchez, autor del libro 'Mi dieta cojea', desmonta varias de las creencias alimentarias

Un bodegón de alimentos saludables como frutos secos, salmón, verduras, huevo y queso. /

Quien más y quien menos ha hecho alguna vez dieta, en muchos casos recurriendo a un especialista que nos ha recomendado una serie de reglas para perder peso bien y pronto. Pues resulta que algunos de esos consejos son falsos. Aitor Sánchez, dietista-nutricionista, tecnólogo alimentario y autor del libro Mi dieta cojea, ha echado por tierra algunos de los mitos alimentarios que pululaban por el ideario colectivo.

1. "Tomar agua con azúcar después de hacer ejercicio no va a reducir las agujetas".  Lo que debemos hacer es masajear la zona y no machacarnos el primer día que empecemos a hacer ejercicio, sino ir aumentando la intensidad a medida que nos vayamos acostumbrando a ello.

2. "El agua con limón en ayunas por la mañana no es detox ni adelgaza". Simplemente es agua con limón, por lo que solamente hidratará.

3. "Los zumos no son saludables". Porque hemos desprovisto a ese zumo de su matriz, de su fibra, entonces nos estamos quedando con el agua y el azúcar de la fruta.

4. "El desayuno no es la comida más importante del día". No es imprescindible desayunar y no hay ninguna evidencia científica que diga que tenemos que desayunar unos alimentos concretos.

5. "Si nos comemos un bistec o nos bebemos una cerveza no vamos a tener cáncer". Lo que si nos da papeletas para padecer esta enfermedad es el consumo de este tipo de productos muy a menudo, como un hábito.

6. Es un mito muy grande que no se deban tomar hidratos de carbono por la noche. No hay problema en cenar una patata al horno. Los hidratos de carbono que debemos evitar son aquellos que están refinados.

7. Adelgazar no es una suma y resta de calorías. No tiene ningún sentido contarlas y es más, si analizamos y valoramos a los alimentos únicamente por sus calorías no estamos mirando la calidad de esos alimentos. Puedes tomar ciento cuarenta y cuatro calorías de un refresco, con una calidad nutricional nefasta y te puedes tomar trescientas calorías de unos frutos secos. Hay que tener en cuenta parámetros más allá de la energía de los alimentos, como la capacidad saciante que tienen y el impacto metabólico.

¿QUÉ HACEMOS BIEN EN NUESTRA DIETA?

Ara Reina

El dietista-nutricionista y tecnólogo alimentario Aitor Sánchez, autor del libro Mi dieta cojea, asegura que en España "hacemos muy poquitas cosas bien" en nuestra dieta, teniendo en cuenta que el grupo alimentario que más consumimos son las harinas refinadas. Pero hay algo que hacemos muy bien, porque nuestro país es el rey de este producto. "Lo que nos destaca del resto de países del mundo es que aquí utilizamos un aceite de oliva virgen extra de mucha calidad, muy saludable", ha afirmado Sánchez. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?