Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 27 de Enero de 2020

Otras localidades

"De todas las propuestas, es la menos mala"

  • Los productos como el aceite de oliva, la leche y los huevos se salvarán del etiquetado Nutriscore por no tener más ingredientes en la totalidad del producto.
  • Pero la polémica sigue. El semáforo nutricional que el Gobierno quiere implantar en los alimentos en breve sigue estando a la orden del día.
  • Para hablar del mismo el domingo pasó por los micrófonos de SER Consumidor el dietista-nutricionista Juan Revenga.

El Ministerio de Sanidad anunció la semana pasada que antes de que finalice el año se pondrá en marcha el semáforo alimentario con cinco colores - del verde al rojo - y con cinco letras - de la A a la E - en el etiquetado de muchos alimentos. Este modelo se llamará Nutriscore y se clasificarán los colores dependiendo la cantidad de grasas saturadas, azúcares, sal, calorías, fibras y proteínas que tengan, con el objetivo de que los usuarios estén más informados y puedan elegir mejor los productos que se llevarán a casa. En teoría, para poder comprar mejor y luchar contra la obesidad. “Todo esto se medirá por cada 100 gramos y no en la totalidad del producto como querían las empresas alimenticias, por lo tanto es mejor”, comentaba Revenga, colaborador habitual del programa.

Y una de las polémicas más recientes fue la del etiquetado del aceite oliva, ya que como dijo Juan Revenga, el aceite “saldría mal parado” en el etiquetado, obtendría la D cuando es un producto saludable. Por el contrario, otros menos saludables saldrían con los colores más positivos sin ser saludables, como algunos cereales.

Pero el Gobierno ha rectificado y ya sabemos que productos como el aceite y otros como la leche y los huevos se salvarán de este nuevo proyecto debido a que se aplicará a aquellos alimentos con más de un ingrediente en la totalidad del producto.

Se ha dado a entender que el etiquetado es obligatorio y eso no es así porque el parlamento europeoestá estudiando que todos los países tengan el mismo y todavía no se ha acordado esto”, afirmaba Juan Revenga, que además opinaba que “de todas las propuestas esta es la menos mala. En la mejor pero tiene muchas notas negativas”. Revenga consideró que “debían haber esperado a una decisión europea”.

También se mostró negativo cuando se habló de la posible contribución que una medida así tendría en la lucha contra la obesidad. Dijo que la solución es educar más en el consumo de otros productos que no llevan semáforo nutricional pero son muy saludables, como verduras, frutas, pescado…

Algunos colectivos ya han dicho que la decisión es “precipitada” y han pedido a la ministra que es necesario que en las calificaciones finales deben participar los comités científicos de las industrias alimentarias.

 

 

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?