Martes, 20 de Octubre de 2020

Otras localidades

PEDRO SÁNCHEZ PEDRO SÁNCHEZ Sigue en directo la rueda de prensa de Conte y Pedro Sánchez
Menorca

De la ensaimada a la coca bamba

La pastelería Cal Sucrer lleva más de 100 años endulzando la vida de menorquines y turistas

Aunque en Menorca hay hoteles muy lujosos en los que sirven desayunos muy completos y también cafeterías con mucho encanto e incluso vistas al mar, no conviene menospreciar el valor de establecimientos más humildes y situados en pueblos del interior de la isla. Es el caso de la pastelería Cas Sucrer, que cuenta con dos locales en Es Mercadal.

"Es una de las pastelerías históricas de Menorca", señala uno de los socios de la empresa, Joan Gomila. "Se fundó en 1884. Vamos ya por la quinta generación de maestros artesanos y, aunque al principio elaboraban unos pocos productos —carquinyols, amargos, brazo de gitano de yema o tortada de almendra—, la gente venía de cualquier punto de la isla para poder comprarlos".

Pero más allá de sus especialidades pasteleras, Cas Sucrer es un muy buen sitio para desayunar: buen café, diferentes tipos de pan (semillas, pan blanco o de centeno), productos de la isla —queso de Mahón, sobrasada o miel— y también el must de los desayunos para instagrammers: aguacate y salmón.

Pero la reina de los desayunos en Cal Sucrer es la ensaimada, que además se puede pedir de muchas formas distintas: sin relleno, con cabello de ángel, crema, crema quemada, chocolate, chocolate blanco, nata, trufa, frutos secos... "Y la posibilidad de pedir un relleno personalizado", apunta Gomila.

Lo que poca gente sabe es que en Menorca hay una ensaimada propia y diferente a la de Mallorca. Un producto conocido como ensaimada de Menorca o coca bamba que no durante el año no siempre se encuentra, pero que sí se consume y mucho durante las fiestas patronales de los pueblos. "Es una coca de forma redonda, alta y enroscada, como la ensaimada mallorquina, pero compacta, blandita en el interior y cubierta de azúcar, ideal para mojar con chocolate", dice Gomila.

Visitar locales como Cas Sucrer resulta especialmente interesante para turistas deseosos de explorar el patrimonio gastronómico del lugar que visitan... y no necesariamente en verano, lo cual ayuda a hacer más sostenible la actividad económica de la isla. "Estamos notando un cambio de tendencia entre los visitantes y también un cambio en el valor que los propios menorquines le dan a la gastronomía, con mucho interés por salvaguardar la cocina tradicional", explica.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?