Martes, 18 de Enero de 2022

Otras localidades

Opinión

¿Otra vez carne?

"La carne tiene algo de hipnótica, o quizás de autoritaria. Estamos cansados de comerla, y al día siguiente la comemos de nuevo. Hay miles de cosas distintas que se pueden cocinar, pero cuando te poner a pensar en la cuestión más relevante de la humanidad -¿qué hay de comer?- las dos o tres primeras ideas incluyen carne"

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

En la vida de una persona corriente, en un día común, a eso de las dos y pico llega la hora de comer y es facilísimo que casi siempre haya carne. La carne es una mezcla de estadística, exquisitez y maldito aburrimiento. No nos da miedo la repetición, por eso comimos carne ayer y la volvemos a comer hoy. Solo diré que estas navidades preparé cocido en casa y me dio para comerlo cuatro días, aunque el último ya olía un poco raro. La carne se metió en nuestras neveras, o en nuestras cabezas, y se volvió una costumbre necesaria, una inercia, un coñazo admisible. Hay mediodías que gritas «a comer», y cuando los hijos, o las parejas, empiezan a sentarse, siempre hay uno que pregunta «¿pero otra vez carne?» A veces ese alguien eres tú mismo, que te encargaste de cocinarla. La carne tiene algo de hipnótica, o quizás de autoritaria. Estamos cansados de comerla, y al día siguiente la comemos de nuevo. Hay miles de cosas distintas que se pueden cocinar, pero cuando te pones a pensar en la cuestión más relevante de la humanidad –¿qué hay de comida?– las dos o tres primeras ideas incluyen carne. La carne es muy fácil. Pero sobre todo es inteligentísima para los negocios.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?