Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 13 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Zouhier dice que "nunca" oyó nada de ETA en relación con el 11-M

El ex confidente, acusado de colaborar en el atentado, fue avisado por Gómez Bermúdez de su conducta: "A la mínima le mando al calabozo"

El confidente Rafá Zouhier, acusado de colaboración con organización terrorista y suministro de explosivos, ha declarado hoy, martes, en el juicio sobre el 11-M. La Fiscalía pide para él 20 años de cárcel. Zouhier se ha declarado "superinocente" y ha defendido que lo único que hizo fue avisar a la Guardia Civil, para la que trabajaba de confidente, de "unos explosivos que explotan en el tren". Además, ha intentado borrar cualquier sospecha sobre la implicación de ETA en la masacre. "Nunca" oyó nada de ETA en relación con el 11-M.

Más información

El juicio por la matanza de Madrid ha vivido su séptima jornada en el pabellón de la Audiencia Nacional en la Casa de Campo de Madrid. Hoy, Zouhier, ha dicho que avisó en el año 2003 de que unos tipos estaban intentando vender 150 kilos de dinamita en Asturias. El 17 de marzo contó a sus contactos policiales que Jamal Ahmidan, El Chino, uno de los autores de la matanza, que se suicidó en el piso de Leganés pocos días después cuando estaban acorralados por los agentes, estaba detrás de los atentados. "Yo había avisado de unos explosivos que explotan en el tren, ¿qué culpa tengo yo?", ha clamado el acusado, que defiende su inocencia.

Sin embargo, según la Fiscalía, Zouhier fue el delincuente común que puso en contacto a los ladrones de la dinamita (la trama asturiana) con los autores del atentado.

Durante el interrogatorio, el acusado, muy inquieto, se quejó de que las preguntas eran incorrectas. Tanto que el presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, tuvo que reprenderle en varias ocasiones: "O respeta el procedimiento por las buenas, o por las malas", dijo. El magistrado ya le había avisado al principio de su comparecencia: "No le voy a permitir ni una; a la mínima le interrumpo la declaración y le mando al calabozo".

"No voy a hablar de política"

El interrogatorio de la Fiscalía comenzó tratando la cuestión de la posible implicación de la organización terrorista ETA en los atentados. Zouhier ha tratado de introducir en su defensa la duda. "Yo no voy a perjudicar al PP o al PSOE, yo no vengo a hablar aquí de política", dijo.

Zouhier, cuando estuvo preso en Asturias, avisó de que Antonio Toro (miembro de la trama asturiana) había pasado el teléfono de un miembro de ETA a su cuñado, Trashorras, durante una visita de éste a la cárcel. "Sólo dije que Toro estaba en el mismo módulo que los de ETA y allí habla todo el mundo con todo el mundo, y Toro le mostró un papel de un teléfono a su hermana y a Trashorras", ha dicho hoy.

El fiscal ha recalcado que Zouhier sólo admitió este extremo en su séptima declaración ante la Justicia, y ha explicado que, según Trashorras, Toro le mostró el número de teléfono de la mujer de otro preso, no el de ningún etarra. "Pero yo aclaré muy bien que no he oído nada ni de ETA ni de tal, yo no vinculé a ETA con el atentado, y lo dije cuando me acordé", le ha contestado Zouhier. En su declaración de hoy, el acusado ha dicho pues que "nunca" oyó "nada de ETA" en relación con el 11-M.

"Que se sepa la verdad"

Zouhier, cuya intención "es que se sepa la verdad", sólo ha reconocido que "transmitió la información sobre los explosivos mil veces". "Todo el año 2003 avisé a la Guardia Civil, que Trashorras quería vender 150 kilos. Yo pensaba que los asturianos eran de ETA", afirmó.

El acusado ha admitido haber hablado con el Partido Popular ("bajo mi punto de vista, el PP quería saber la verdad y yo les conté todo lo que sabía"), aceptando así haber respondido al cuestionario que le suministró el diputado Jaime Ignacio del Burgo (miembro de la delegación del PP en la comisión parlamentaria que analizó los atentados). También ha dicho: "Hable con los periódicos" pero "no me han pagado". Zouhrier concedió una entrevista al diario El Mundo en la que lanzaba acusaciones en todas direcciones.

Otro presunto colaborador de la célula que perpetró el 11-M, el libanés Mahmoud Slimane Aoun, ha declarado entre lágrimas que "no hay suficientes palabras para condenar el atentado" y que "me ha dolido mucho." "Cuando vi a una mujer llorando por los atentados de Madrid, me dolió mucho porque me recordó a mi madre llorando cuando murió mi padre y mucha de mi familia en la guerra del Líbano", ha manifestado llorando Slimane Aoun, que se enfrenta a una petición fiscal de trece años de cárcel.

Según la fiscal, Slimane Aoun ha ayudado a Jamal Ahmidan El Chino, uno de los autores de la masacre que se suicidó en el piso de Leganés, en la falsificación de documentos para los miembros de la célula terrorista, así como de haber mantenido un contacto telefónico "muy intenso" con éste durante los primeros meses de 2004.

Zouhier, sobre la entrevista que mantuvo con Del Burgo (PP): "Contesté a todas las preguntas"

Zouhier: "Yo no vinculé a ETA con el atentado"

Slimane, entre lágrimas: "No hay suficientes palabras para condenar el atentado"

Zouhier: "Soy 'superinocente"

Zouhier: "Avisé mil veces de los explosivos del 11-M" a la Guardia Civil

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?