Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 19 de Febrero de 2020

Otras localidades

Los controladores aéreos discuten sobre la huelga en la red

Hasta ahora sólo habíamos escuchado las voces de los portavoces de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) pero hemos navegado por Internet para encontrar más opiniones.

De entre los controladores rescatamos dos voces, una a favor y otra en contra de la huelga /

Algunos controladores están aprovechando la oportunidad que ofrece Internet y los blogs para expresar sus opiniones. Es el caso de la controladora Cristina Antón o de Francisco Capella. Dos opiniones muy divergentes sobre la situación en la que trabajan los controladores, sus sueldos y su responsabilidad.

Gran número de personas ante el centro de información de AENA del aeropuerto de Sevilla, cuyo cierre provocado por el abandono masivo de sus puestos de trabajo de los controladores aéreos, ha afectado a miles de viajeros. / EFE / Eduardo Abad

EL PAÍS

Cristina Antón, controladora aérea, ha volcado su indignación en la red, a través de su blog personal... y por sus expresiones se ve que está especialmente enfada. Cristina Antón, que apoya la huelga que han efectuado los controladores aéreos, denuncia la situación que ha tenido que sufrir en su puesto de trabajo durante este verano. "Me obligaron a trabajar doscientas horas al mes a turnos de mañana, tarde y noche. Y para el subnormal que dice que trabajo como todo el mundo 40 horas a la semana, eso son 160. O sea, que yo trabajo el equivalente a cinco semanas en un mes de cuatro, cuando por ser trabajo a turnos debería currar bastante menos".

La controladora aérea denuncia en su blog las consecuencias que han tenido los "tres decretazos" y una orden ministerial en su entorno de trabajo. "Nos ampliaron la jornada por el morro en seiscientas horas al año" y aclara que su sueldo no alcanza los 200.000 euros, "ni eso ni la mitad".

Desde su blog va respondiendo a los miles de comentarios que no paran de llegar hasta su bitácora. "Me decís que pobrecitos vuestros parientes, que no podéis ir a verlos. Yo he tenido un fin de semana libre en nueve putos meses. Han operado a mi madre tres veces y la he visto cinco días. Y os atrevéis a decirme que vuestras familias son más importantes que la mía".

Cristina Antón señala que el último decreto aprobado por el Gobierno el pasado viernes "hace desaparecer vacaciones, bajas, permisos, reducciones de jornada por maternidad etc y así salen horas por un tubo. Y con efecto retroactivo.".

"¿Es seguro volar con control militar?"

"Cuando hayan recibido la formación correspondiente lo será. Ahora mismo ni de coña", añade la controladora, que continúa: "Somos dos mil civiles, y no hay ni doscientos controladores militares aprovechables para hacer nuestro trabajo. Controlar no es conducir, y para que un militar haga mi curro tiene que saberse mi espacio aéreo, mis procedimientos, la geografía de mi zona de pe a pa. O sea, que necesita un par de mesecitos o más. Sin contar con que yo muevo sesenta aviones a la hora y ellos no pillan ni la cuarta parte. Por no decir que van tiesos de inglés para vuelos comerciales". Cristina Antón justifica la huelga encubierta de los controladores y aclara que "yo defiendo el último derecho que me queda, que es el de pelear por recuperar mis derechos (lo que vosotros llamáis privilegios, que manda huevos) y mi dignidad profesional y personal".

Tratan de engañar a la opinión pública

El colectivo de controladores aéreos utiliza Internet para "que se escuche la voz de todas aquellas personas que, libremente, discrepen de las posturas oficiales e institucionales que tratan de engañar y manipular a la opinión pública sobre nuestro trabajo".

Defienden que sus condiciones de trabajo son insostenibles e invitan a los ciudadanos a reflexionar sobre las siguientes preguntas: "¿Cuantas horas han dormido los controladores aéreos responsables de mi vuelo?", "¿Que ocurrirá si se equivocan?", "¿Cuantas horas seguidas llevan trabajando? ¿Y cuantos días?"

Los argumentos y opiniones de Cristina Antón coinciden con la mayoría de voces escuchadas en los últimos días. Sin embargo, no todos los controladores se han mostrado a favor de la huelga que ha afectado a, según los primeros cálculos, 600.000 viajeros.

Pero no todos los controladores están de acuerdo con la huelga

Una voz, y una opinión, completamente distinta es la de Francisco Capella, "controlador aéreo en Aena desde hace once años, de lo cual no estoy precisamente orgulloso". La descripción de la situación laboral que realiza Francisco Capella difiere de la línea difundida por la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA).

Capella describe un entorno de trabajo en el que los controladores "decidían de forma casi unilateral cuántos eran necesarios durante cada turno en cada dependencia (las configuraciones de referencia, con cantidades a mi juicio infladas y exageradas porque prácticamente siempre solía sobrar personal, a menudo se abrían sectores no estrictamente necesarios y las horas efectivamente trabajadas estaban lejos del límite reglamentario). Dada la limitación de horas a trabajar por convenio (1.200 anuales) se programaban grandes cantidades de horas extra". Aclara que sus sueldos en los últimos años superan los datos que dio a conocer el ministro de Fomento José Blanco "aquellos más de 330.000 euros brutos".

Francisco Capella, que afirma haberse dado de baja del sindicato USCA, critica la distorsionada imagen de "víctimas esclavizadas" que se ofrecía el sindicato a la opinión pública: "la verdad es que se aprovechaba cualquier oportunidad para generar esos servicios adicionales y se hacía cola para hacerlos y cobrarlos suculentamente. Simultáneamente el sindicato reclamaba con gran cinismo ante la opinión pública más controladores, justo lo contrario de lo que realmente quería". En el contexto de crisis económica Capella critica la falta de una "sana autocrítica".

La posición de Capella frente a la huelga de los controladores aéreos es clara: "estoy totalmente en desacuerdo, y además me siento profundamente avergonzado e indignado por lo que he visto y oído en los últimos meses en la torre y en la sala de control".

César Cabo pide el cese del "acoso y discriminación"

El portavoz de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), César Cabo, ha pedido que cese "el acoso y discriminación" que viene sufriendo el colectivo desde hace "meses" tras una campaña de desprestigio en contra de la profesión.

"El caos de estos días y la reacción desmedida del colectivo ha venido provocada por meses de acoso, una ley y varios decretos que recortan nuestros derechos, nos quitan un convenio y vienen acompañados de una campaña brutal de desprestigio en contra de la profesión", destaca el portavoz de los controladores en el muro de su página de Facebook.

"Esta ha sido, y será una reivindicación de derechos laborales no salariales. Solo pedimos estabilidad laboral y que cesen el acoso y la discriminación", sentencia Cabo.

El portavoz aclara en su cuenta de Twitter que el colectivo dará "todas las explicaciones" y recalcó que "no tiene justificación lo que ha pasado". "Ahora estamos bajo la ley militar", finaliza.

Los pasajeros tirados en Barajas: "Esto es lamentable"

Entrevista a Rubalcaba en A Vivir (05/12/2010)

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?