Lunes, 06 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Jordania construye nuevos campamentos mientras algunos refugiados piden volver a Siria

Han cruzado la frontera 187.000 sirios desde marzo de 2011

Lonas blancas de ACNUR para acoger, en medio del desierto, a los que huyen de la guerra de Siria por el sur del país

Lonas blancas de ACNUR para acoger, en medio del desierto, a los que huyen de la guerra de Siria por el sur del país / CARLA FIBLA

Aunque parezca paradójico, las autoridades jordanas, con el apoyo logístico del Alto Comisionado de Nacionales Unidas para los Refugiados (ACNUR), aseguran que están intentando mejorar las condiciones del campamento Zaatari (que alberga a 25.000 refugiados), situado en Mafraq, al mismo tiempo que confirman que están recogiendo solicitudes de familias enteras que prefieren regresar a Deraa (en el sur de Siria) y volver a sufrir la violencia con la que el régimen sirio está combatiendo el levantamiento popular que comenzó en esa misma localidad hace 18 meses, antes de seguir padeciendo las inhumanas condiciones con la que Jordania les está acogiendo.

La previsión es que a finales de año unas 80.000 personas estén instaladas en Zaatari, un lugar donde las familias permanecen a la intemperie durante el día porque las tiendas de plástico (sus improvisadas casas) alcanzan una elevada temperatura y tienen que cubrirse el rostro cada vez que viene un poco de aire por el polvo del desierto que se levanta. No hay un número adecuado de baños ni de duchas, UNICEF no ha confirmado que los niños (un elevado porcentaje de los refugiados que han huido) vayan a comenzar a dar clases en los próximos días, y el sistema de alimentación por el que se ha optado termina en las basuras porque es comida prefabricada.

El primer campamento habilitado en Jordania, donde han cruzado 187.000 sirios desde marzo de 2011, no cumple las condiciones mínimas para que los que huyen de situaciones muy traumáticas, a menudo dejando atrás a familiares y personas fallecidas durante los bombardeos, deben enfrentarse a una sensación de abandono, de no ser tratados como seres humanos.

De hecho, tal y como recoge este miércoles la prensa jordana 40 familias fueron este martes trasladadas al paso fronterizo de Jaber para regresar a Deraa, incapaces de adaptarse a la "acogida" que se les ofrece en el país vecino.

Aún así, ACNUR y el Gobierno jordano están construyendo un nuevo campamento en Ribna Sirhan, con capacidad para 20.000 personas, y buscan nuevos emplazamientos por el norte del país para empezar a trabajar en las infraestructuras de otros dos o tres campamentos más porque durante el último mes han cruzado la frontera 30.000 personas, y en los últimos días la media ha sido de 2.000 cada 24 horas.

Jordania, un país que en el pasado ha acogido a palestinos, iraquíes y libaneses, acostumbrado a las ayudas de los organismos internacionales y fundaciones privadas para supuestamente atender y permitir a los refugiados que rehagan, aunque sea temporalmente, sus vidas, ha pedido 426 millones de dólares para seguir ofreciendo "ayuda" a sus vecinos sirios.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?