Gastro

Refrescos más caros y verduras más baratas, por la salud de la sociedad

Un estudio concluye que una reducción del 10 % en el precio de frutas, verduras y cereales, junto a un aumento del 10 % en los refrescos con azúcar, evitaría 500.000 muertes en 20 años

En la dieta mediterránea no deben faltar alcachofas, tomates, naranjas o espinacas. / GETTY

Madrid

Si se redujera el precio de frutas, verduras y cereales un 10 % y, al mismo tiempo, se aumentara el de los refrescos azucarados en la misma proporción, podría evitarse más de medio millón de muertes en 20 años. Esa es la principal conclusión de un estudio sobre alimentación y enfermedades del corazón presentado en el congreso de la American Heart Association que tuvo lugar en Phoenix la semana pasada.

El estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Tufts (Boston) y de la Harvard Medical School, se basa en proyecciones del precio de los alimentos en EE UU y en cómo eso puede afectar en los hábitos dietéticos que inciden en las enfermedades cardiovasculares.

Ambas medidas pueden funcionar por separado, pero si el abaratamiento de los alimentos saludables se combina con un aumento del precio de los refrescos, los efectos son aún más llamativos. El estudio cita como ejemplo el programa estatal de asistencia nutricional SNAP, que supuso una variación de precios del 30 % en Massatchusetts.

"Cambiar tu dieta puede resultar un desafío, pero si lo logras, ya sea por una decisión personal o porque una variación en los precios del mercado, puede tener consecuencias profundas en tu salud cardiovascular", explica el profesor de Harvard Thomas A. Gaziano.

"Estos hallazgos respaldan la necesidad de combinar la aplicación de nuevos impuestos y subsidios para mejorar la representación real del precio de la comida en la salud y en la sociedad", añade Dariush Mozaffarian, experto en Nutrición de la Universidad de Tufts.

El comunicado de la American Heart Association cita también algunas experiencias exitosas llevadas a cabo por la comunid de indios navajos y por el estado mexicano. Iniciativas con fines similares a los que, desde hace años, defiende el cocinero británico Jamie Oliver.

En una carta dirigida a los países miembros del G20, Oliver abogaba por la educación alimentaria obligatoria en los colegios de todo el mundo como solución a la epidemia mundial de obesidad: "42 millones de niños menores de 5 años en el mundo tienen sobrepeso o son obesos".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad