Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 27 de Febrero de 2020

Otras localidades

El Gobierno augura el cierre de unas 5.000 granjas lecheras

Un año sin cuota láctea propicia el aumento de producción, la bajada de precios y el cierre de explotaciones

El gobierno augura el cierre de unas 5.000 granjas lecheras /

El 1 de abril se cumple un año de la desaparición de la cuota láctea. En este tiempo ha aumentado la producción de leche, pero hay menos ganaderos. Y no hay indicios de que el cierre de explotaciones se vaya a frenar. El propio gobierno reconoce que seguirá el goteo del cierre de explotaciones de vacuno de leche en España, hasta quedar en unas 10 o 12.000, frente a las 16.000 actuales.

Varían los datos según las fuentes, pero todas coinciden en el aumento de la producción de leche. Un aumento que se constata desde antes de la desaparición de la cuota láctea y que persistió a partir del 1 de abril de 2015, en que quedaron sin efecto las limitaciones a la producción en la Unión Europea.

En 2015 la producción aumentó en España en torno a un 4%, y aún más en el resto de Europa. Pero el consumo no aumenta y el mercado ruso sigue cerrado, anulando una tradicional e importante vía de salida para las exportaciones.

El exceso de oferta está teniendo un reflejo evidente en los precios en origen, los que se pagan a los ganaderos. Éstos insisten en que en muchos casos esos precios se han situado por debajo de los costes de producción y la falta de rentabilidad está forzando el cierre de explotaciones. Según COAG se ha pasado en España de 36 céntimos litro de media en 2014 a 31 en 2016, 5 céntimos -un 14%- menos. En dos años la bajada es de 8 céntimos, un 20%. Los precios han caído más en Galicia, hasta 11 céntimos en dos años, y allí han cerrado medio millar de granjas sólo en 2015, un 5% de las casi 10.000 que quedaban al comenzar ese año.

Los ganaderos exigen medidas

En España se ha pasado de 18.000 explotaciones a 16.400 en dos años, han cerrado dos al día. Las organizaciones agrarias exigen algún control de la producción para impedir que los precios sigan bajando. "Un sistema de techos de producción", pide Ramón Artime, de ASAJA, que insiste en que "algo habrá que hacer y algo hay que escuchar, sobre todo al sector productor".

Miguel Blanco, de COAG, reclama también precios más altos para la retirada de excedentes. "Que existan sistemas de intervención (de retirada de excedentes cuando los precios bajan a un determinado nivel) ágiles, rápidos, de leche desnatada, en polvo y mantequilla que no solamente tengan suficientes volúmenes de ‘estocaje’ estratégico, sino unos precios ajustados a los costes de producción".

En España -a rebufo de las movilizaciones del sector- se firmó en septiembre de 2015 un pacto lácteo, voluntario, que buscaba contener los precios al ganadero. Los datos indican que no ha tenido éxito. La Comisión Europea propone ahora aumentar los volúmenes de retirada de excedentes, pero no sube los precios de intervención como reclama el sector. También anuncia medidas para reducciones voluntarias de producción, pero todos se preguntan aquí de qué servirían, si nada impide que otros llenen el hueco y la producción siga siendo excedentaria.

Cerrarán más explotaciones

La industria y el gobierno reconocen que seguirán cerrando granjas, desde las 16.000 actuales. Fernando Miranda, director general en el ministerio de agricultura, pronostica: "Yo creo que en el transcurso de cinco o seis años podemos situarnos en el entorno de las 10.000 explotaciones. 10 o 12.000, que sería lo razonable. Si este período de volatilidad dura poco a lo mejor el progreso hacia esa cifra es más lento. Si dura mucho probablemente alcanzaremos esa cifra más rápidamente". Se basa en el ejemplo de Reino Unido, que tiene 10.000 explotaciones con el doble de producción que España. "La rentabilidad exige un tamaño mínimo, y ese tamaño mínimo es el que van buscando los ganaderos", concluye.

La política láctea europea defendía antes las producciones históricas. Ahora prima el libre mercado, la competitividad, remarca Luis Calabozo, de la patronal de industrias lácteas FENIL: "Un sector sobrevive -sea de transformación o de producción- si es competitiva. Es un cambio continuo al que este sector es el último en llegar. El resto de los sectores en la economía agrícola funcionan así", sostiene.

Pero si esta apuesta europea persiste, puede propinar otro duro golpe al mundo rural en muchas zonas.

Menos PVP, pero no tanto

Los ganaderos cobran menos por la leche. Los consumidores también pagamos menos. Pero los datos oficiales reflejan una rebaja menor en los precios de venta al público. En términos generales se aprecia una bajada de unos 8 céntimos en dos años en el precio en origen, de diciembre de 2013 a diciembre de 2015. Y apenas 4 céntimos menos en las tiendas, según los datos del Ministerio de Economía, en le mismo período. Una parte del dinero se queda en el camino. Hay un observatorio oficial, impulsado por el Ministerio de Agricultura para comprobar dónde. Pero aún no tiene conclusiones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?