Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Pérez de los Cobos: "El dispositivo de Mossos estaba más encaminado a facilitar el referéndum que a impedirlo"

  • Este miércoles declara el coronel Diego Pérez de los Cobos, coordinador del dispositivo de seguridad el 1-O
  • Ante el juez Llarena criticó con dureza el dispositivo de policía autonómica catalana durante el referéndum

Pérez de los Cobos en el Tribunal Supremo / ()

Este miércoles el tribunal que juzga el procés independentista escuchará el que puede ser uno de los testimonios determinantes a la hora de valorar el papel de los Mossos d'Esquadra durante el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017: el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, coordinador del dispositivo de seguridad desplegado ese día en Catalunya y muy crítico con la policía autonómica catalana en su declaración como testigo ante el juez Pablo Llarena en febrero del año pasado.

Para las acusaciones, su testimonio es clave para dilucidar qué papel jugaron los Mossos y su directiva en unos disturbios que constituyen uno de los pilares maestros en la supuesta rebelión. "El dispositivo de Mossos estaba más encaminado a facilitar el desarrollo del referéndum que a impedirlo", dijo contundente al juez. Según Pérez de los Cobos, los Mossos diseñaron un operativo "irracional" en el que, con dos agentes por colegio y una cadena infinita para decidir la forma de intervenir, que si alguno hubiera querido cumplir las órdenes judiciales "prácticamente habría sido imposible".

Según dijo el coronel ante el juez, los Mossos tenían orden de vigilar a los agentes de Guardia Civil y Policía Nacional de tal manera que, para cuando llegaban a uno de los colegios, las "murallas humanas" ya estaban formadas. "Lo que apareció en los puntos de votación fueron unos grupos perfectamente organizados, dedicados a impedir el cumplimiento del mandato judicial mediante murallas humanas, eso estaba perfectamente organizado", dijo.

Los enfrentamientos entre ciudadanos y agentes de Policía y Guardia Civil constituyen, junto con los hechos del 20 de septiembre, la clave de bóveda de la acusación por rebelión de la Fiscalía. Los acusados alentaron las movilizaciones "para obligar al Estado a actuar mediante el uso de la fuerza" valiéndose "de la población civil, aceptando" posibles "actos de violencia y agresión". De los Cobos, además de refrendar estas acusaciones a los Mossos, tendrá que especificar si tiene pruebas de que esas supuestas órdenes procediesen de Joaquim Forn o alguno de los acusados.

Los números de la “estafa”

A lo largo del juicio y en sus escritos de defensa, el exconseller Joaquim Forn ha esgrimido informes que aseguran que la efectividad de los Mossos d’Esquadra cerrando estos colegios fue mucho mayor que la de Policía Nacional y Guardia Civil y sin causar ningún tipo de altercado. “Ese listado era una parte más de esta estafa que supuso ese dispositivo”, dijo Pérez de los Cobos ante el juez.

Según el coronel, los Mossos permitieron las votaciones en esos colegios y ya después requisaron material: "Cuando su actuación en nada afectaba al referéndum entonces se llevaban la urna y las papeletas y lo contabilizaban como colegio cerrado", aseguró ante el juez Llarena. Apuntó a Forn en todo momento pero sin ser capaz de atribuirle una orden concreta a los Mossos: "Era su jefe orgánico y en la Junta de Seguridad desde luego lo que se percibió es una absoluta sintonía de pareceres", dijo.

"Una reunión frustrante"

Está previsto que este miércoles también declaren dos altos mandos de los Mossos d'Esquadra cuyo testimonio está por ver si beneficia o perjudica a los acusados: elentonces jefe de la Comisaría General de Información, Manel Castellví, y el entonces jefe de Planificación y Seguridad, Emili Quevedo. Los dos defendieron la actuación de los Mossos el 1-O, negaron haber recibido órdenes políticas para incumplir las órdenes judiciales pero fueron muy críticos con la postura mostrada tanto por el exconseller Forn como por Carles Puigdemont en las reuniones previas.

Según contó Quevedo ante el juez, el 28 de septiembre durante la Junta de Seguridad recordaron a Forn y Puigdemont que "el cuerpo de los Mossos d'Esquadra no formaba parte de ningún proceso político", que "se estaba usando de forma inapropiada el concepto de los principios de actuación" . Negó que Forn les diese orden de no obedecer a la Justicia - "según mi conocimiento, no" - pero, según dijo Castellví, "fue una reunión un poco frustrante, se nos trasladó por parte de los políticos que había un mandato del pueblo, una acción del Gobierno, se debían a ella y la debían llevar adelante", les dijo Carles Puigdemont. "Nunca dieron órdenes, no las hubíeramos aceptado", zanjó.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?