Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 09 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Crítica | 'Toy boy': un thriller resultón con protagonistas de fin de curso

La serie de Antena 3 está encabezada por María Pedraza y el debutante Jesús Mosquera

María Pedraza y Jesús Mosquera en 'Toy Boy' /

A excepción de 'Cuerpo de Élite' y 'Tiempos de guerra', Antena 3 nos ha acostumbrado en los últimos años a series que no iban a dirigidas al gran público, sino a sectores de la audiencia muy concretos, con producciones muy alejadas del a veces infravalorado 'mainstream'. En pocas palabras: han jugado a ser una televisión de pago, con historias complejas y ambiciosas que se han distanciado de algunos de sus títulos más populares, como 'Velvet', 'El barco' o 'Los protegidos'.

El problema de no dirigirte al gran público (entiéndase 'gran público' como todos aquellos espectadores que todavía siguen jurando lealtad al prime time de la televisión lineal) es que con estas series más sofisticadas, sesudas o rocambolescas puedes llamar la atención de los operadores digitales (Netflix y compañía), pero también tienes todas las de perder en la audiencia tradicional que dicta el share.

En este sentido, Antena 3 no ha tenido mucha suerte con sus últimos estrenos de ficción. Es por eso que la cadena principal de Atresmedia ha decidido en esta nueva temporada poner toda la carne en el asador (literalmente). 'Toy Boy' ha sido el título elegido para este inicio de curso y el contenido más destacado que han presentado en el FesTVal de Vitoria.

Carnaza, pero también mucha chicha

Con una temporada de 13 capítulos de 70 minutos de duración cada uno, 'Toy Boy' sigue la historia de Hugo Beltrán (Jesús Mosquera), un joven stripper maravillado por el poder y la riqueza de Marbella que después de una noche de desenfreno se despierta en su barco con el cuerpo de un hombre decapitado y calcinado. Al pobre diablo le meten en la cárcel y se produce un salto de 7 años para presentarnos al mismo chico, que gracias a una tímida y ambiciosa abogada (María Pedraza), consigue la provisional y decide ponerse de nuevo los calzones de stripper para investigar por qué le han querido cargar con el muerto.

Este es el punto de partida de 'Toy Boy' y, seguramente, uno de los mayores atractivos de la ficción. Después de 'Presunto culpable' (2018), que era un thriller más contemplativo que otra cosa, y 'Matadero' (2019), un serie más esperpéntica (en el buen sentido de la palabra), Antena 3 apuesta ahora por una historia de suspense más culebronesca y adictiva gracias a sus constantes 'plot twist', que no tiene la intención de ser nada más, lo cual se agradece.

Todo ello perfectamente adornado con un telón de fondo que casa muy bien con la historia. Por un lado se nos presenta esa Costa del Sol más ricachona, con sus mansiones espléndidas, familias adineradas y corruptas y coches de alta gama. Un mundo que capitanea una maquiavélica pero efectiva Cristina Castaño. Y por otro lado encontramos una de las líneas narrativas más llamativas de la serie y que Antena 3 ha sabido explotar muy bien en la promoción: el universo stripper.

Con esta otra cara, más lúgubre y calenturienta, la cadena pretende atraer a todo ese público que se quiera dar una alegría para la vista. El plantel de gogós no puede estar mejor escogido, con perfiles muy distintos, pero que tienen un denominador común: el trasero bien trabajado y el resto de músculos perfectamente tensados. Eso sí, para los que esperen encontrar en esta serie un sucedáneo de 'Magic Mike' (la película de Channing Tatum) mejor que se queden a las puertas de Inferno, la discoteca donde bailan Hugo y sus amigotes. En el primer capítulo, que supera los 70 minutos de duración, solo hay dos escenas de baile y, aunque los chicos le ponen ganas, son números más propios de cualquier despedida de soltera en Benidorm.

Mención aparte merece también la caracterización de la serie. Si los números de baile tienen ese intencionado puntito decante, las pelucas que le plantan a Cristina Castaño son directamente la decadencia absoluta. ¿A santo de qué le han colocado semejantes cascos en el pelo? Si realmente era necesario cubrir su melena pelirroja, ¿en serio no había en toda España pelucas más conseguidas? Lo mismo ocurre con el vestuario de María Pedraza. Han querido que nos desprendamos de su imagen de adolescente de instituto de 'Élite' para que comencemos a verla como una abogada de un prestigioso bufete, y el resultado es el de una cría disfrazada que juega a ser mayor.

Érase una vez un boys y una abogada

Como decía más arriba, 'Toy Boy' es una serie para el gran público, al menos esa es su intención. Y entre ese gran público también buscan desesperadamente seducir a ese target más joven que prefiere ponerse cualquier cosa en Netflix antes que probar suerte en el prime time de una cadena generalista. Por este motivo, Antena 3 ha utilizado toda esa promoción carnívora de los Toy Boys. Ya se sabe: si entra por los ojos, mejor. Sin embargo, una vez captado a ese público específico, ¿cómo pretenden hacer para que no haya una fuga de esos espectadores menores de 24 años? La trama de thriller podría retenerlos, pero necesitan algo más, necesitan una historia de amor…y la hay.

Jesús Mosquera y María Pedraza son los grandes protagonistas de este romance. Él, un stripper acusado de asesinar a un hombre. Ella, una abogada junior que hará todo lo posible para demostrar su inocencia. En papel sonaría potente, incluso en el documento de venta que la productora presentó en su día a Antena 3. El actor, un joven sin experiencia en el sector, pero con un poderoso físico y una presencia arrolladora. La actriz, conocida por su participación en 'La Casa de Papel' y protagonista de 'Élite', el último fenómeno juvenil de Netflix. ¿Qué podría fallar? Pues básicamente todo. Aunque quedan bien en pantalla, las secuencias que comparten Mosquera y Pedraza producen un rechazo absoluto. Si bien es cierto que convendría criticar la vocalización de ambos, rechina mucho más el resultado de sus interpretaciones. Puede que no estén bien dirigidos, o que no hayan sabido meterle mano al guion, o que directamente les venga algo grande llevar sobre sus hombros todo el peso de la serie. Pero lo cierto es que, viéndolos, se me viene a la cabeza la gran frase de Paquita Salas: "Han hecho muchos cursos". A ellos, o les falta cursos o les falta algo.

¿Merece la pena 'Toy Boy'?

'Toy Boy' reúne todo lo bueno de un culebrón: un misterio que resolver, una historia de amor imposible, una villana con ganas de ser 'cabrona' y dos universos contrapuestos: uno elitista y otro más humilde, pero cargado de testosterona y sexo. 'Toy Boy' no es una serie que vaya a ganar premios, pero tampoco es su intención. Su intención es la de enganchar al público y bien sabe Antena 3 que esta serie tiene los ingredientes necesarios para conseguirlo si no prestas atención a las interpretaciones de fin de curso de sus protagonistas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?