Sociedad

De "siempre paga la hostelería" a "salvemos el medio ambiente": comerciantes y hosteleros, enfrentados por el plan de ahorro energético

El apagado de escaparates y el ajuste de termostatos entra en vigor esta medianoche con oposición política y reticencias de establecimientos

La hostelería, dividida por las medidas del Gobierno. / Ismael Herrero (EFE)

Madrid

El plan energético del Gobierno ya está en marcha, aunque con oposición y reticencias a aplicarlo. El apagado de escaparates y el ajuste de termostatos en espacios públicos, como locales administrativos, comerciales, teatros, restaurantes, estaciones y aeropuertos -excepto en centros sanitarios y de formación y medios de transporte y habitaciones de hoteles- comenzarán a aplicarse desde esta medianoche. El plan que busca reducir el consumo de energía para reducir la dependencia del gas ruso indigna a algunas autonomías del PP y también a hosteleros y comerciantes.

Más información

"Hemos intentado aplicar la bajada de temperaturas hoy, pero muchos clientes se quejaban del calor", explica una dependienta del centro de Madrid. Muchos establecimientos no tienen claro qué normas tienen que aplicar y denuncian que "no hay una información muy clara". "Si tengo que poner un cierre a la puerta, no dispongo de medios económicos para ponerlo", se quejaba una comerciante. La respuesta mayoritaria: "cuando nos informen bien, las aplicaremos".

Y no son los únicos. La Comunidad de Madrid fue la primera en tirar el órdago. Recurriría al Tribunal Constitucional porque "Madrid no se apaga", como dijo su presidenta Isabel Díaz Ayuso. Andalucía y Galicia han seguido la senda de la capital y han advertido ante un posible recurso. Tanto Juanma Moreno como Alfonso Rueda, los presidentes de estas comunidades, han asegurado que cumplirán el plan, pero si no les convence, tienen tres meses para recurrirlo.

De momento, el Gobierno confía en que las medidas se apliquen y todos los establecimientos se vayan adaptando para evitar recurrir a sanciones. "No creo que nadie vaya a imponer multas inmediatamente. Tendrá que haber un apercibimiento, preguntar por qué no se están aplicando y, de forma proporcionada, ir adoptando medidas", ha señalado la ministra de Transición Ecológica y vicepresidenta tercera del Gobierno, Teresa Ribera, en 'Hoy por Hoy'. No obstante, ha advertido, "si pasan los días y eso no está ocurriendo, o si mañana hay un problema serio porque en algún sitio no se aplica masivamente", el Ejecutivo contactará con la comunidad autónoma en cuestión sin esperar "meses ni semanas".

Teresa Ribera: "Había una voluntad clara de imponer una retirada"

13:34

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1660033845582/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

¿Por qué no convencen estas medidas?

El sector textil ha cargado contra el apagado de escaparates porque considera que perjudica al consumo y al atractivo turístico. Esto fue precisamente lo que alegó Ayuso cuando el Gobierno anunció la medida. Todos los escaparates y edificios públicos desocupados deberán apagarse a las 22:00 horas, exceptos la iluminación ornamental de monumentos. Uno de los planteamientos es el límite al termostato en espacios públicos para que no queden por debajo de los 27 grados en verano ni superen los 19 en invierno.

Otra de las protestas viene de la mano del sector hostelero que no ve viable la limitación de temperatura debido al número de clientes, ni del sistema de cierre de puertas porque "incordia" la labor de los camareros al tener que salir y entrar continuamente para atender a los clientes de las terrazas. Y los que están de acuerdo en esta medida, reclaman una subvención por parte del Gobierno para hacer frente al coste de la instalación de cierre automático.

&quot;Siempre pretenden que lo haga el pueblo y debería hacerlo las propias empresas y el Gobierno. Siempre es la hostelería es la que sufre&quot;

"Las medidas me parecen bien, pero hay que pensar que todos los comercios las pueden aplicar", explica una hostelera. "Siempre pretenden que lo haga el pueblo y deberían hacerlo las grandes empresas y el Gobierno", dice otra. Y es que el plan no afecta igual a unos hosteleros que a otros. Los que tienen locales a pie de playa están satisfechos con las medidas porque ni tienen aire acondicionado ni les afecta el cierre de puertas. "Tenemos dispersores de agua y tenemos terraza, por lo que no necesitamos aire acondicionado y no nos vemos afectados", dice una hostelera de Huelva.

&quot;No nos afecta porque no tenemos aire acondicionado, tenemos terrazas&quot;

División entre hosteleros y comerciantes

Otro camarero se queja porque considera que "siempre paga la hostelería" y señala que "hay gastos en electricidad más grandes". "Me parece exagerado, si tuviera que trabajar a 27 grados con gente, no podría nunca el aire", dice otro del sector. Y en este aspecto, el presidente de la Asociación de Hosteleros de Sevilla, Antonio Luque, ha recriminado la falta de diálogo del Gobierno con el sector hostelero y considera que las medidas se aplicarán en su mayoría, "pero anteponiendo la salud de los trabajadores y el bienestar de los clientes".

Por otro lado, hay comerciantes que están a favor de las medidas y muy comprometidos con el ahorro energético. "Con el aire acondicionado mantenemos la puerta cerrada. Pasaremos más calor, pero si es para bien será mejor. Esperemos que todo el mundo se conciencie y todo el mundo colabore para combatir el cambio climático", explica un dependiente de una ferretería.

&quot;Pasaremos más calor, pero si es para mejor está bien. Esperemos que todo el mundo colabore por el bien del medio ambiente&quot;

Asociaciones empresariales del turismo y la hostelería también han lamentado que las medidas han generado "dudas" dentro del sector, así como titulares en la prensa extranjera que han provocado "daño" a la imagen de España. Por ello, han echado en falta una regulación "más detallada" que atendiese las particularidades de cada tipo de negocio.

La secretaria general de Hosbec, Nuria Montes, ha explicado que esperan que la afectación sea "muy parcial" y "mínima", ya que las habitaciones de los huéspedes no están incluidas en la limitación de la temperatura del aire acondicionado. Sin embargo, cree que el sector turístico podría haber tenido "un trato especializado, precisamente para proteger la imagen de España como destino turístico internacional" y critica los tiempos para aplicar las medidas, porque considera que son muy cortos.

"La gente entrará en los probadores sudando"

Desde el sector textil, Carlos Molina, presidente de la Asociación de Comerciantes del barrio de Santa Teresa de Toledo, cree que "no es de recibo que se impongan en una tienda de ropa". "La gente que entre en verano en los probadores entrará sudando y no estará bien visto ni por parte de los clientes ni por parte del comercio", ha detallado, y considera que "depende del comercio que sea, el cliente permanecerá más o menos tiempo según si son gestiones más o menos rápidas,...", por lo que cree que las medidas no tendrán aceptación ni por parte los clientes ni comerciantes, y teme, que se pierda afluencia de público.

En León van un paso más. No es que critiquen las medidas por estar en contra del ahorro energético, sino por la ventilación de los espacios. Desde la Asociación Leonesa de Comerciantes insisten en que la mayoría de los negocios ya son eficientes, y recuerdan que la obligación de cerrar las puertas impide ventilar adecuadamente los negocios cuando el COVID-19 aún supone un riesgo.

En Europa insisten: "el ahorro de energía es vital"

A pesar del descontento de muchos sectores y la oposición política, la postura del Gobierno es clara y la de Europa también. La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, ha señalado este martes que el ahorro de energía "es vital para la seguridad energética de Europa" y ha celebrado que cada vez más países de la UE están adoptando estas medidas.

Von der Leyen ha indicado que el plan comunitario de emergencia "para reducir la demanda de gas en toda la Unión Europea ya está en vigor" y ha añadido que "varios Estados miembros ya han tomado valiosas medidas voluntarias" para lograr el objetivo conjunto de reducir el consumo de gas en al menos un 15%". En España, la reducción será a la mitad debido a la excepción europea, pero a pesar de que el esfuerzo será menor que en otros países, no termina de convencer.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad