Martes, 27 de Octubre de 2020

Otras localidades

Gobierno de coalición

Las demandas de los agentes sociales al nuevo Gobierno del PSOE y Unidas Podemos

Charlamos con los principales interlocutores sociales de trabajo, ciencia, consumo, medioambiente, sanidad, vivienda e inmigración para conocer cuáles son las primeras medidas que, a su juicio, debería tomar el nuevo ejecutivo encabezado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

Mucho se ha hablado durante meses de política en término electorales pero, con la situación parlamentaria por fin desbloqueada, toca hablar ahora acerca de políticas públicas, las que afectan directamente a la gente. A lo largo de esta semana hemos ido conociendo los nombres de las personas que conformarán el ejecutivo de coalición liderado por Pedro Sánchez. El socialista ha diseñado un gobierno formado por 4 vicepresidencias y, hasta la fecha, 23 ministerios que tendrán que abordar los retos y las demandas planteadas por los agentes sociales y que llevan más de 254 días – el tiempo que el Gobierno estuvo en funciones- sin avances sustanciales.

Durante el pasado mes de diciembre, el ya presidente del Gobierno mantuvo una ronda de consultas con diferentes interlocutores de la sociedad civil en la que trasladó su voluntad de “reforzar el diálogo social” y “afrontar las transformaciones que necesita España”. En esas reuniones se habló de la recuperación de derechos sociales y laborales perdidos durante la crisis, el impulso de nuevas leyes en materias como sanidad y educación o la reforma del sistema de financiación autonómico. Aunque durante las dos campañas electorales que vivimos el pasado año se escucharon un sinfín de promesas por parte de los dos partidos que forman la coalición de gobierno, PSOE y Unidas Podemos, es el momento de separar lo urgente de lo importante.

Trabajo

Uno de los grandes cambios en el diseño del ejecutivo es que el Ministerio de Trabajo se separa de la Seguridad Social. Mientras que el primero lo dirigirá la abogada laboralista Yolanda Díaz, el segundo estará comandado por José Luis Escrivá, hasta ahora presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal. Para Unai Sordo, líder de Comisiones Obreras, está división resulta “a priori” innecesaria, pero afirma que estarán vigilantes “para exigir coordinación” en los marcos de diálogo social donde se sientan gobierno, sindicatos y organizaciones empresariales. “Tanto José Luis Escrivá como Yolanda Díaz son dos personas que tienen un perfil técnico suficientemente acreditado, aunque un perfil político netamente distinto.”

“Nosotros les valoraremos en función de la política que desarrollen. Las propuestas del sindicato continúan siendo las mismas: derogación de la reforma laboral y diseño de un sistema mucho más justo que reduzca la precariedad laboral y permita subir los salarios. En materia de pensiones, la derogación de la reforma del año 2013 y la adopción de un paquete de medidas que garanticen la estabilidad financiera del sistema de seguridad social tanto ahora como en el futuro.”

Ciencia

Al igual que el anterior, el hasta ahora Ministerio de Ciencia y Universidades también se divide en dos. Las competencias de ciencia continuarán recayendo sobre el actual ministro Pedro Duque, pero de las de universidades se hará cargo el sociólogo y experto en comunicación, Manuel Castells.

La fragmentación de las competencias no es vista con buenos ojos ni por los investigadores ni por los rectores de las universidades porque, a su juicio, supondrá también una fragmentación de los recursos. Para Rafael Garesse, presidente de la comisión de investigación de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas, “cualquier fragmentación de las competencias implica una dificultad en la gestión de los recursos que, a su vez, podría provocar un retraso en la apuesta por la investigación y la educación superior”. Señala que la estructura de la actual Comisión Europea de Ursula von der Leyen, que cuenta con una comisaria exclusivamente para investigación, innovación y educación, marca la tendencia: “La mayoría de los países europeos mantienen la unidad en un único ministerio”.

Consumo

Otro ministerio de nueva creación es el de Consumo, que dirigirá Alberto Garzón. Desde la Organización de Consumidores y Usuarios entienden que este ministerio es muy positivo “siempre y cuando no se quede en una medida estética, tenga competencias reales y suponga una mejora en la calidad para los consumidores”. “Entendemos que debería ocuparse de medidas tan necesarias como un impulso al bono social, una mejora en el etiquetado de los alimentos para favorecer a los más saludables y, por último, de elaborar una regulación de las plataformas online y de la nueva economía que establezca, de manera transparente, los requisitos que tienen que tener esas webs y cuál es el papel y la responsabilidad de estos intermediarios”. Apuntan otras medidas que, según la organización, deberían ser prioritarias como el incentivo al alquiler social o el apoyo al uso de vehículos menos contaminantes.

Medioambiente

Esta cartera es una de las grandes sorpresas del nuevo Gobierno porque, por primera vez, tendrá rango de Vicepresidencia. Continuará encabezada por la actual ministra Teresa Ribera que además asumirá las competencias de reto demográfico. Desde Ecologistas en Acción, su portavoz Paco Segura sostiene que, a pesar de que en la anterior legislatura se trabajó mucho sobre cambio climático, “ha faltado ambición para conseguir el objetivo del 7% de reducción anual de emisiones”. “Temas como la lucha contra la contaminación, la pérdida de biodiversidad o la reducción del consumo de agua quedaron relegados”, sostiene Segura. Por último, señala que “es fundamental que otras políticas del gobierno no vayan en contra de la justicia social y del medioambiente como, por ejemplo, los acuerdos comerciales con terceros países que se están negociando actualmente”.

Sanidad

El futuro Ministro de Sanidad será el socialista Salvador Illa, filósofo de formación. Desde la Marea Blanca le piden que para llevar a cabo su tarea tenga como referente sus conocimientos filosóficos y no los de gestión o los económicos. “Nosotros no queremos una sanidad pública que sea un mercado, sino una que trabaje por la salud de las personas, sea universal y que alcance la máxima calidad. Esta tarea solo se puede hacer si la persona es el referente y no el negocio de una parte”, sostiene su portavoz Carmen Esbrí.

Preguntada por las medidas que tendría que impulsar el nuevo ejecutivo de coalición, se remite al documento elaborado por la Coordinadora Estatal de Mareas Blancas en el que plantean 38 puntos sobre los que se debería trabajar en el día a día. “Le ofrecemos nuestra mano y esperamos que tenga en cuenta a las Mareas Blancas como un interlocutor válido por ser referente, como titular del servicio público sanitario que pagamos entre todos”, concluye.

Vivienda

A pesar de que las cuestiones relacionadas con la vivienda son una de las principales preocupaciones que marca el día a día de muchos ciudadanos, no existirá un ministerio de vivienda como tal. Las competencias recaerán dentro del antiguo Ministerio de Fomento que cambia su denominación por la de Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana y que dirigirá el socialista José Luis Ábalos. Jaime Palomera, portavoz del Sindicato de Inquilinas alerta de que “estamos en una crisis de vivienda terrible”. Los datos lo demuestran. Cada 12 minutos una familia es desahuciada en España, según los datos publicados el pasado mes de diciembre por el Consejo General del Poder Judicial (CGPD) y 8 de cada 10 menores de 30 no se pueden emancipar por la imposibilidad de asumir los costes, según el Consejo de la Juventud de España

“Estamos en una situación crítica porque todo el sistema de vivienda está orientado al beneficio y no a cubrir lo que es, un derecho y una necesidad fundamental”, explica Palomera. “Para darle la vuelta a este sistema hace falta intervenir el mercado y cambiar su regulación”, concluye. Creen que el nuevo ejecutivo tiene que dar más estabilidad a los alquileres, regular su precio, “como ya se hace en media Europa” e incrementar el parque público de vivienda.

Inmigración

Esta misma semana FRONTEX, la agencia europea que gestiona las fronteras, ha publicado los datos del número de personas en situación irregular que han cruzado las fronteras del continente. Concluyen que el flujo migratorio cayó en un 58% en el Mediterráneo Occidental -la ruta en la que España está incluida- y un 41% en el Mediterráneo oriental.

“Solicitamos al Ministerio una nueva política migratoria basada en el respeto y la promoción de los derechos humanos, con medidas concretas que supongan el cierre de los CIEs, el fin de las devoluciones en caliente, la creación de una agencia que aglutine las competencias en asilo y acogida, el desarrollo de la ley de asilo y la implementación de medidas de protección a la infancia”, apunta Patricia Fernández, activista del colectivo Coordinadora de Barrios. Además, indican que es necesario acompañar las medidas que se decidan implementar de una adecuada dotación presupuestaria y de la flexibilización general del sistema, para evitar que se generan situaciones de "irregularidad sobrevenida" y "bolsas de precariedad" entre la población migrante. “Un nuevo ministerio necesita una nueva política migratoria”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?